06 marzo 2010

Yo soy el castigo de Dios

Después del saqueo de Bukhara, allá por el 1220, Gengis Khan le dijo a los supervivientes de aquello:

Oh, pueblo mío, sabed que habéis cometido grandes pecados, y que han sido los más grandes entre vosotros quienes han cometido esos pecados. Si me preguntáis qué pruebas tengo para decir estas palabras, os diré que es porque yo soy el castigo de Dios. Si vosotros no hubieseis cometido grandes pecados, Dios no os habría enviado un castigo como yo”.

No se puede negar que tenía claro el líder mongol su altura, aunque se considerara un castigo más que una bendición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas