18 octubre 2010

Huelga de mi

Escuchando la radio esta tarde,y con motivo de la radiante actualidad del tema, han planteado una pregunta. ¿De que harías huelga?

"De mí mismo", ha contestado algun radioyente.

¡Qué posibilidad tán sugerente!

Sencillamente, me he sentido identificado con la respuesta. Quizá no lo había pensado en esos términos, pero es una idea que hace tiempo que retumba en mi cabeza. Poder dejar de ser yo mismo, ser alguien mejor. Poder modelarme y moldearme a mi antojo, y llegar a ser y a vivir como realmente me gustaría. No hablo de lujos ni bienestar, no hablo de ninfas ni de perfecciones. Sólo hablo de mí. De mí mismo.

De poder cambiar, retocar y corregir toda esa larga lista de cosas que no me gustan de mí.

Poder tomar de los demás aspectos para desarrollarlos en mí. La cultura, el saber estar, la educación, el respeto, la fuerza de voluntad, la paciencia, la tolerancia, las ganas de aprender, el saber conservar a la buena gente de mi alrededor, en definitiva, cambiar esta personalidad odiosa que tantos problemas me causa y me crea. Poder saber tratar como de verdad se merecen a quienes me rodean.

Y es que muchas veces, viéndome desde fuera me veo un torpe, un burro con zapatos.

Si puediese cambiar y mejorar todas esas cosas desaparecería de mi vida el fracaso, al menos conmigo mismo. Si pudiese lo haría aunque fuera por un momento, aunque fuese solo un día, me conformaría con que fuese una huelga de mí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario