28 noviembre 2010

Somos memoria y deseo

Lo malo es que los asuntos del amor no son asuntos de cabeza, son seducciones del alma. Y temo necesitarte más que nunca; no poder olvidarme por completo de ti… porque no soy más que un recipiente lleno de amor, que no puede contener más de un objeto a la vez.  Es difícil estar solo. No es tan fácil renunciar a todo. O quizá es que parece mas importante cuando no se tiene…

Somos memoria y deseo. No puedo evitar comerme la cabeza: y si tenemos afinidad de espíritus, o estamos unidos por un mismo lazo? Entonces solo quiero volverte a ver, quiero volver a sufrir; te quiero rodeándome de alivio.

Un beso puede volver a traer todo a la memoria, recordar cuando te rodeaba con los brazos, te acariciaba la cabeza… y deseo que vuelvas a dormir conmigo, y que sobre tu espalda se duerma mi aliento; y que dejes tu olor encima de la almohada. Duérmete bajo un nido de pecado. Duérmete, que yo velaré…

Pero te conformas con una persona a la que puedes aguantar una vez no le quede libre la boca. Aunque solo tú conoces la verdad, un tío que trata así a su mujer, es difícil que la tenga para siempre. O finges que todo va bien? Bueno, quién necesita piedad, sino aquellos que no tienen compasión de nadie, no?

Hay que aceptar y aguantar. A lo mejor algún día se hace la luz y quieres volver a verme; ya sabes que me tienes en la recamara. Mientras se honesta, fuerte, y no le quites a nadie mas las entrañas.
No, mejor sigue haciéndolos sufrir.  Se fiel...al amor de cada día.

Espero que todo te vaya bien,or se acababa o uno creía que se acababa

No hay comentarios:

Publicar un comentario