02 diciembre 2010

Cuidado con lo que deseas

Me da a mí que todos mis problemas vienen del miedo al rechazo. Prefiero explotar la amistad (falsa en este caso) hasta el infinito. Así que trato solo de analizar el asunto como si no fuera el implicado. Hago una reconstrucción mental del tema lo más objetivamente posible. El resultado lo divido por dos y lo que queda es lo que hay limpito de sesgos emocionales…Y sale algo así:

“Prueba a cambiar... piensa que portándote dignamente ante un rechazo no pierdes dignidad, No dejes que el despecho te ciegue. Si cierras la puerta con estilo, mejorarás tu autoestima y tendrás posibilidades de abrirla de nuevo en el futuro.

Además, es normal que ella te tome por un desesperado incapaz de buscarse otra cosa y te pierda todo el respeto. Todo lo malo que ella te haya hecho a posteriori no es sino resultado de tu incapacidad para ver sus expectativas de amistad hacía ti y el consecuente envenenamiento de vuestra relación.”

Joder, siempre lo mismo, porque acudo como un perrito? Porque quedo? donde esta el orgullo? cuantas veces lo he dicho? DESAPARECER (Hace falta que diga lo que conlleva?). Es la clave.
Las tías quieren retos, para perrito faldero tienes a Tecla.
Debo anteponer la dignidad a dejarme humillar por la "posibilidad" de un polvo.
Encima está claro que se esta metiendo rabo de toro entre las piernas de Txus y a mi me quiere para risitas y besitos.

Quizás te sientes agradecida conmigo, y me guardes algún afecto. Es posible que temas hacerme daño o pienses que de algún modo me has traicionado, pero no sabes cómo gestionar este tipo de relación.
Porque no creo que sientas un placer morboso comprobando mis reacciones (y más todavía como trataba de ocultarlas) cuando me explicabas esas historias de veracidad desconocida. O serás una sádica que goza con el maltrato psicológico y yo soy el sumiso que ha acudido voluntariamente a tu sesión de sado verbal?

Soy yo una criatura muy enamoradiza, incapaz de controlar mis afectos e inevitablemente abocado a ser manipulados por mujeres siniestras? Esclavos del chocho, dicen por PL

Pero al final siempre concluyo: “Si la tía te mola es porque hay algo bueno en ella, ¡Investigalo!. Dale una oportunidad, pero nunca te arrastres, se puede ser magnánimo, comprensivo, indulgente, atento y demás... sin perder la dignidad. Aprovecha este momento para aprender y crecer. Quizá tengas que empezar por aclararte tu mismo lo que sientes. Y si al final sufres porque ella no merece la pena, acéptalo como un hombre, la cabeza alta, déjala, no te arrastres, no te abandones a la venganza o al victimísmo. Piensa que lo que sientes no es amor, es un mejunje de ego, miedo, inseguridad y soledad…”

Muchas veces ocurre que cuando deseamos algo con vehemencia y llegamos a conseguirlo perdemos el interés...

Nos atrae más la excitación, la tensión y el dolor emocional de querer a alguien inaccesible a fin de poder relacionarnos.

Si se consigue a la persona, la fantasía de un amor abrasador se esfuma para pasar finalmente a una relación estéril llena de convencionalismos..

Moraleja: ten cuidado con lo que deseas, puede convertirse en realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas