08 diciembre 2010

Sólo quiero que sepas

“Acabas de irte dejándome una fría sensación de tristeza", creo que este es el tercer folio que empiezo así.

Nunca antes había sentido contigo la necesidad de aguantar las lágrimas y sin embargo el otro día hice todo lo posible por no llorar. No quería darte pena ni que te compadecieses de mí, quería oír todo lo que tenías que decir aunque tus palabras me estuviesen destrozando por dentro. No quería que mis lágrimas te echasen para atrás y dejases de decir algo para no causarme más dolor

Te quise tanto... Y es que he sido tan feliz contigo.

Ninguna me gusta especialmente… Tres formas distintas de empezar y ahora no sé cómo seguir...

Siempre dije que el dolor de un enfado era mil veces más llevadero que el dolor de la pena. Me gustaría estar enfadado, iracundo, rabioso... cualquier cosa menos triste, menos infinitamente triste que es lo único que estoy ahora.

Me siento vacío y me siento inseguro. Y tengo miedo; y me gustaría que me abrazase alguien que no fueras tú, porque abrazarte a ti me hace pensar en cómo sería no abrazarte algún día, pensar en que quizás un día ya no quieras abrazarme o no pueda hacerlo cada vez que me apetezca.

Cuando hablamos de según qué cosas, me pongo triste. Y no me importa demostrarlo nunca porque sé que nunca lo utilizarías en mi contra, pero esta vez es distinto porque siento que si lloro, no vas a seguir hablando; que si lloro, te va a dar pena y te vas a callar. Y para una vez que hablas y dices todo lo que llevas dentro, no quiero interrumpirte.

Y no sabes como duele... O si, porque dices que tengo una cara muy rara y que te doy pena. Cara rara. Supongo que es una buena definición.

Y me hablas de posibilidades que según tú son ficticias, pero tengo un pálpito que no puedo desoír; y mientras hablas de carácter, de presente, de pasado y de futuro, yo sólo puedo intentar contener las lágrimas y cruzar los dedos con todas mis fuerzas para que no se te haya empezado a terminar el amor.

Solo quiero que sepas que eres una de las personas a las que más quise, y una de las que más importan.

Te quise sin miedo, sin reparos, sin barreras, porque todavía no tenía la coraza de las desilusiones ni el corazón demasiado roto, porque todo era nuevo y el amor más.

Sabes también -muy injustamente por mi parte?-  que  nunca te haré daño. Porque te quiero.

Aunque no puedo evitar preguntarme porqué en este momento no eres capaz de quererme como yo te quiero a ti...

Pero me pongo en tu lugar, y supongo qué es diferente la impotencia de no saber explicarle a alguien por qué el amor por si sólo no es suficiente para sostener una relación, a la de saber que no puedes hacer nada para salvar una relación porque no hay un algo concreto que cambiar, simplemente... se terminó el amor –si lo hubo de tu parte-

Se que hay veces que es imposible luchar por una relación, poner todo tu empeño para que una relación funcione; hay veces que simplemente se acaba la chispa y no hay nada que hacer. Por mucho empeño que pongamos y por mucho que nos esforcemos para que todo sea perfecto, cuando la química se acaba, se acaba –si lo hubo de tu parte-

Pero ponte tu también en mi lugar, y piensa en la impotencia que se siente mientras ves alejarse poco a poco a la persona que más quieres, y saber que nada de lo que hagas o digas podrá retenerle a tu lado, porque no es un alejamiento premeditado, si no uno natural.

La impotencia y el dolor que se siente cuando en lo más profundo de ti mismo, sabes que no puedes hacer nada. Que no cambiaría nada el hecho de que tú cambiases en algo.

El miedo tan grande que se siente hacia lo desconocido, hacía la incertidumbre; el miedo que sientes ante un peligro inminente del que sabes que el imposible escapar...

La pena de no haber sabido mantenerlo, el consuelo de que hay cosas que se acaban porque si y no tiene sentido buscar culpables.

La agonía de esperar a que pase algo, que lo cambie todo. El ansia de que todo quede como estaba…

Los pensamientos irracionales, mil conjeturas absurdas, cientos de tribulaciones que no me llevan a ningún sitio, un montón de "¿y si?" que ya no tienen sentido…

Estoy seguro que esto me convierte en masoca convencido... A veces (y en contadas ocasiones) echo me menos algo por lo que llorar y busco entre mis recuerdos (como Luz Casal, jeje) hasta encontrarlo. Echaré de menos este amor adolescente no correspondido que me hace pensar en ti a todas horas?
No, espero dejar atrás el resentimiento y decir la anhelada frase que cualquiera desea pronunciar tras una ruptura "ya lo he superado". Y fingir ser tan feliz como lo era contigo.

Partamos de la base de que nunca se olvida a una persona a la que has querido y que, aunque sea de otra forma, la querrás toda la vida. Ese sentimiento, para mi, no implica no haberlo superado.
Ya nunca serás mía, por eso te tendré para siempre.

Tener superada una relación implica indefectiblemente, no guardarle rencor, rabia, ni resentimiento a esa persona. De hecho, sólo me he permitido decir la frasecita (ya lo he superado) cuando al ver a esa persona, no he sentido ningún sentimiento extremo; y cuando hablo de sentimientos extremos me refiero a no sentir unas ganas irrefrenables de besarle, ni un rencor y una rabia que te hagan echar sapos por la boca. (El deseo sexual no lo considero un sentimiento extremo)

Doy mi opinión, pero tampoco he tenido que superar muchas rupturas, así que mi experiencia es limitada.
Llegará un día en que pueda recordarte sin sufrir y en que pueda mirarte a los ojos sin odiarte profundamente por haberme hecho daño. A partir de ahí, asumiré que "lo tengo superado”. Espero que no tarde años en hacerlo.

Creo que superas una relación cuando no te da ni frío ni calor, cuando llega ese momento en que incluso te alegras sinceramente de que las cosas le vayan bien... sin ti; cuando dejas de llamar compulsivamente a su móvil…

Una relación está superada cuando dejas de odiarla, cuando dejas de contarle a todo el mundo lo cabrona que fue y el daño que te hizo... Cuando puedes estar cinco minutos seguidos sin hablar de ella, sin recordar que en aquel banco os sentabais vosotros…

Para mi, superar una relación, significa poder pasar página y cerrar capítulo

Según el diccionario, superar: vencer un obstáculo o dificultades, dejar atrás

LO MALO ES QUE NOSOTROS, NO TUVIMOS NINGUNA RELACIÓN, AJJAJAJAJAJAJAJAJAJ
me habló nunca de qué pasaba cuando el amor se acababa o uno creía que se acababa

No hay comentarios:

Publicar un comentario