17 noviembre 2011

Ford desvela el todocamino Kuga que se fabricará en Valencia.

Ford ha escogido el Salón de los Ángeles para presentar su nuevo todocamino pequeño, que para Europa fabricará en exclusiva en Almusafes (Valencia), donde ya se trabaja para preparar su producción. También se montará en EEUU y China.

Se trata de un automóvil que reemplazará a dos coches completamente diferentes -el Kuga en Europa y el Escape en EEUU- en otro paso de la unificación de los modelos de la marca en todo el mundo y que, en este caso, ha dado lugar a una seria discusión sobre el nombre.

La idea inicial era que se llamase Kuga para todo el mundo, dado que es más próximo al concepto del actual Kuga europeo que al Escape, un producto funcional y barato. Sin embargo, los responsables comerciales de Norteamérica, respaldados por las 200.000 unidades que venden al año del modelo, han logrado mantenerlo como Escape en sus mercados. Esa será también la denominación para Brasil.

El coche es, en parte, responsable de una de las mayores inversiones del sector en España en las últimas décadas: 1.112 millones que Ford se ha comprometido a inyectar en Almusafes hasta 2013. De ellos, 300 millones para producir los C-Max, más sus versiones híbrida e híbrida enchufable; otros 581 millones asignados a la fabricación de la furgoneta Transit Connect, y finalmente, 230 millones para asumir el Kuga.

La nueva carga de trabajo en Valencia creará «varios centenares de empleos» de forma inmediata y más en el futuro. El incremento real sería de unos 1.100 empleos si se cumplen los objetivos de producción y demanda y se recupera el tercer turno. Y esto, a pesar de que los nuevos vehículos vienen a tapar huecos. El que dejó en julio el anterior Focus y el que dejará en 2012 el Fiesta.

Ambos coches, que serán asumidos por Alemania, representaban el 56% de las 1.144 unidades diarias que se montaban, pero deben ser cubiertas con creces por los nuevos modelos. Hoy, los C-Max suponen el 44% del total y esa proporción debería mantenerse. Para el Kuga, se prevén 60.000 unidades al año.

Una de las claves que explican la apuesta de Ford por Valencia es su flexibilidad, mejorada al asumir producciones tan distintas como el Kuga, el monovolumen C-Max y la furgoneta Transit Connect.

Todo, unido a la capacidad de negociación del comité de empresa con la dirección de la fábrica y de la marca en Europa. Una relación que empezó en 2007 cuando el entonces presidente de Ford Europa, John Fleming, se comprometió a garantizar el empleo hasta 2013 y los incrementos salariales del IPC. Cierto que se redujeron 680 empleos en 2009, pero la mayoría fueron prejubilaciones y los 190 despedidos realmente se han reincorporado desde abril. Además, se comprometió a invertir más de 500 millones para modernizar la planta, lo que ha sido clave para que su sucesor, Stephen Odell, haya apostado por ella.

Respecto al actual, el nuevo Kuga es muy diferente, más largo y ancho al usar la plataforma del actual Focus. En EEUU sólo tendrá motores de gasolina Ecoboost, con 1,6, dos y 2,5 litros. La versión europea será mostrada en Ginebra, en marzo. Mantendrá los dos primeros gasolina y añadirá dos diésel 1.6 y 2.0.

La tracción será delantera o 4x4 y el cambio, manual de seis marchas ó automático, aunque este último sólo para los gasolina.

Un rival directo del Kuga/Escape será el nuevo Honda CR-V, mostrado en el salón californiano al igual que el Cadillac XTS, la berlina grande de la marca de lujo de GM; y el prototipo Kia GT, otro intento de crear un modelo de imagen después de la berlina deportiva de Fráncfort.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas