28 diciembre 2011

El aliado mas fiel de Kojak.

Fueron muchos los policías de Nueva York a los que Dan Frazer interpretó a lo largo de las seis décadas que abarca su filmografía. Pero no hay duda de que los telespectadores le recuerdan como el capitán Frank McNeil de Kojak. Fallecido recientemente, más que el jefe del teniente Theo Kojak (Telly Savalas) en aquella serie, fue uno de los pilares del cinismo de aquel policía del sempiterno chupa-chups y la calva. No en vano, en sus comienzos, Kojak y Frazer patrullaban juntos la ciudad de los rascacielos. La amistad surgida entonces se tradujo, cuando Frazer ascendió a capitán, en el principal apoyo a los singulares métodos de Kojak.

Nacido en 1921, Frazer comenzó a destacar como actor cuando contaba sólo 14 años. Su debut profesional, en la obra Three Steps Down, le valió una prueba en la Metro. Los resultados fueron satisfactorios, pero su incipiente carrera cinematográfica se vio truncada por su reclutamiento en el ejército durante la II Guerra Mundial. Eso sí, fue destinado a una unidad especial que organizaba representaciones teatrales para los combatientes.

Tras el conflicto, debutó en Broadway en la obra Christopher Blake, a la que siguieron otros éxitos en aquellas carteleras. Pero no hay duda de que su medio fue la pequeña pantalla. Uno de sus primeros éxitos lo conoció en 1963 con Los intocables. Ese mismo año se estrenaba en el cine junto a Sidney Poitier en Los lirios del valle (Ralph Nelson).

En los 60, los telespectadores españoles disfrutaron de Frazer en series populares como Mi marciano favorito, Mi amigo Flipper, Alma de acero o Los invasores. Paralelamente, su actividad cinematográfica le llevó a colaborar con Woody Allen en Toma el dinero y corre (1969) y Bananas, la parodia de las revoluciones latinoamericanas que el cómico dirigió en 1971, y más tarde en Desmontando a Harry.

Se puso de nuevo a las órdenes de Ralph Nelson en Una tumba al amanecer (1967), en cuyo reparto coincidió con Charlton Heston. Pero, hay que insistir, los personajes en los que el actor parecía sentirse más a gusto fueron los policías neoyorquinos. Uno de ellos fue el teniente Byrnes de El turbulento distrito 87, donde dio la réplica a Raquel Welch, Yul Brynner y unos tiernos Burt Reynolds y Tom Skerritt. En esa misma línea de comedia criminal se sitúan sus papeles en The Stoolie (John G. Avildsen, 1972). Frazer intervino también en thrillers destinados a las audiencias afroamericanas como Cleopatra Jones (Jack Starrett, 1973).

Eso era lo que había cuando la CBS, atendiendo a ese auge que los nuevos policías vivían en la televisión, puso en marcha Kojak. Llegada a la programación española en 1975, aquellas aventuras en la Nueva York más despiadada se convirtieron en las favoritas de los verdaderos policías de la ciudad y de los televidentes de medio mundo. En antena durante cinco temporadas, Frazer también participó en los diversos telefilmes y retornos que conoció la teleserie.

Ya en el otoño de su filmografía, dejó las calles por el juzgado al encarnar al juez Barry McLellan en Ley y orden (1997).

No hay comentarios:

Publicar un comentario