16 enero 2012

El oro negro del Golfo

Irán ha pedido a sus vecinos productores del Golfo Pérsico que no sean «cómplices» de los europeos y estadounidenses, sino que les hagan sufrir con otro año de petróleo por las nubes cuando aún intentan salir de la peor crisis económica desde la Gran Depresión. 

El régimen iraní busca que el embargo que planean aplicar Estados Unidos y la Unión Europea repercuta sobre los consumidores con la limitación de reservas mundiales. El representante iraní ante los países exportadores de petróleo de la OPEP pidió a sus colegas que no aumenten la producción para compensar la bajada iraní. «Estos actos no serían considerados amistosos», dijo el portavoz del régimen ante esta organización, Mohamad Ali Jatabi, según la prensa local, controlada por el Gobierno.

El iraní reclamó que los estados de la zona «anuncien que no participarán en la sustitución del petróleo» que faltará para que «los países atrevidos no muestren interés» en el embargo contra Irán. Si aumentan su producción, según Jatabi, serán «cómplices de lo que pase después». 

Irán ya ha amenazado con bloquear el estrecho de Ormuz, por donde pasan 16 millones de barriles de petróleo cada día, un quinto de la producción mundial. Es su respuesta a las sanciones de EEUU, que pretende castigar a las compañías que paguen al banco central iraní, el gestor de los pagos del petróleo. La UE se prepara para aprobar la misma medida en su próxima reunión de ministros de Exteriores de los Veintisiete, el día 23. 

Europa podría ser la más afectada por el corte de las exportaciones del cuarto productor del mundo. Pese al aumento de castigos a Irán por sus constantes desafíos con su oscuro programa nuclear, el régimen de Teherán sigue vendiendo casi un 20% del oro negro a la UE, en particular a Italia, España y Grecia. 
La Administración Obama, que no está convencida de las sanciones forzadas por el Congreso y trata de retrasar su aplicación, teme que el barril se dispare en año electoral. Por ello, intenta que Arabia Saudí produzca más mientras busca nuevas reservas en Angola, Irak y Libia. 

La Casa Blanca prefiere evitar también una nueva escalada de retórica con Teherán. Y, de hecho, Obama no ha querido comentar el desafío de Ormuz. Por una vía más discreta, ha enviado una carta a Irán advirtiéndole que el Pentágono puede intervenir militarmente si se bloquea el estrecho. Teherán confirmó que ha recibido la misiva y asegura que contestará tras «estudiarla».

No hay comentarios:

Publicar un comentario