28 febrero 2012

Europa vuelve a retrasar el rescate

La ampliación del fondo de rescate de la Eurozona tendrá que esperar y no se debatirá en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que comenzará este jueves. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, reconoció ayer que «no se tomarán decisiones» sobre esta cuestión en el Consejo Europeo, y Alemania, al menos de momento, se saldrá con la suya. 

Este país es el principal opositor a la ampliación del cortafuegos de la Eurozona, ya que considera que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), que entrará en vigor previsiblemente en julio y está dotado con 500.000 millones de euros, es suficiente para contener el riesgo de contagio de la crisis de deuda. La opción que defienden la mayoría de los países del euro es compatibilizar este fondo de rescate permanente con el actual y del que aún queda un remanente de unos 250.000 millones. 

Con ambos mecanismos a disposición, la Eurozona cree que estaría en condiciones de lanzar una clara señal al mercado de que hay dinero suficiente para frenar cualquier nuevo brote de inestabilidad en el mercado. Incluso el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dio la semana pasada prácticamente por hecho que el Consejo Europeo aprobaría esta opción. 

Alemania sigue firme en su negativa y ni siquiera la reunión ministerial del G-20 en México, celebrada el pasado fin de semana, le ha hecho cambiar de opinión. Allí, los ministros de Economía de los países más poderosos del mundo le reclamaron que acceda a ampliar el cortafuegos como condición para que otros países de fuera del euro contribuyan después a este fondo. En dicha reunión se llegó incluso a hablar de una aportación total que alcanzaría los 1,5 billones de euros. 

Merkel dejó claro ayer que por ahora no habrá cambio de posición al respecto. «El Gobierno alemán no ve en este momento ninguna necesidad de un debate sobre la conveniencia de ampliar la capacidad de los fondos de rescate porque las condiciones de financiación en Italia y en España, con las últimas reformas, has mejorado claramente», dijo la canciller alemana ante el pleno del Bundestag que decidía la entrega del segundo tramo de rescate a Grecia. 

Es precisamente esa votación, que ha mostrado la resistencia de la opinión pública alemana a los rescates, la que impide a Berlín tomar decisiones inmediatas sobre una posible ampliación del fondo. El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha adelantado que la cuestión la estudiará en marzo. 

Barroso también se mostró confiado en que se trate antes de que concluya marzo, por lo que será el plato fuerte del próximo Eurogrupo, donde también deberá decidirse quién sustituye a José Manuel González-Páramo en el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE). 

El recién aprobado rescate a Grecia será el debate central de la cumbre, especialmente la participación privada, ya que la semana próxima se abre el canje de bonos. Como sesión preparatoria, Lucas Papademos estudiará mañana con Barroso medidas para «dinamizar la economía del país», según la portavoz de la Comisión, Pia Ahrenkilde. También participarán los comisarios de Economía, Empleo, Política Regional y Presupuesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario