09 febrero 2012

Los coleccionistas extranjeros

Si algo tienen claro los responsables de ARCO, que abrirá sus puertas oficialmente el próximo día 16 de febrero, es que para atravesar la crisis lo mejor es olvidarse de ella y seguir avanzando. «El arte contemporáneo está resistiendo mejor que otros sectores. No hay más que comprobar la asistencia de las galerías a los encuentros internacionales y el resultado de las subastas que se realizan», señaló Luis Eduardo Cortés, presidente de Ifema, quien apostó por el optimismo como palabra mágica. 

Con optimismo y con el afán de por lo menos repetir los resultados positivos de la pasada edición, se reunirán durante cinco días en la Feria de Madrid, un total de 215 galerías de 29 países, que mostrarán la obra de 3.000 artistas. 

Atraer a los coleccionistas, estimular sus ganas de seguir apostando por el arte contemporáneo, es el principal objetivo de una feria en cuyo haber, más allá de su capacidad de generar negocio, está el interés que ha ido despertando, edición a edición, en el público en general, ansioso por conocer de cerca las nuevas tendencias que mueven el arte mundial. 

«Para compensar el mal momento que se vive dentro de España, y pese a ser conscientes de que la crisis es global, hemos invitado a muchos más coleccionistas extranjeros, aproximadamente unos 280», comentó durante la presentación del encuentro su director, Carlos Urroz, quien hizo hincapié en la necesidad de formar a nuevas generaciones de coleccionistas. Un reto que la feria se marcó ya en la edición pasada, y cuya línea de acción prosigue con foros, conferencias y un servicio de asesoría para quienes aspiren a ir forjando su propio tesoro artístico. 

Olvidar las dificultades , pero asumiendo sus consecuencias directas, la principal, la ausencia de las administraciones públicas, una ausencia lógica en tiempos de austeridad. «Es algo que nos afecta, que sentimos y lamentamos, pero que entendemos dada la situación», afirmó Cortés. 

La oportunidad de descubrir el panorama actual del arte contemporáneo de los Países Bajos es uno de los principales atractivos de esta edición de ARCO. Catorce galerías neerlandesas participan en el programa del País Invitado, y paralelamente, Madrid se llenará con destacadas propuestas creativas llegadas de las geografías de Rembrandt y Van Gogh. Así, en el Palacio de Velázquez se verá una exposición del pintor René Däniels y en el Museo Thyssen-Bornemisza, la muestra Mondrian, De Stijl y la tradición artística holandesa. 

Entre las novedades de la feria este año, la sección Artista Destacado, que permite a cada galería apostar por un nuevo valor. Independientemente de los consagrados, entre los que el recientemente fallecido Antoni Tàpies será uno de los más buscados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas