21 marzo 2012

Un mundo conectado

«24 fue un fenómeno. Fue una de esas series que trascienden barreras cosechando éxito en todo el mundo, y eso no pasa muy a menudo. Ciertamente siento una gran presión con este estreno porque quiero que la gente vea esta serie y que les guste tanto como a mí». Así de contundente -y emocionado- se muestra Kiefer Sutherland en su regreso a la pequeña pantalla con Touch, la nueva serie de Fox que llega a España mañana a las 22.20 horas. Porque ocho temporadas en la piel de Jack Bauer son muchas y el actor es el primero en reconocerlo.

«Había olvidado lo que era estar en la primera temporada de cualquier cosa», explica el actor, que tras finalizar la glorificada serie combinó proyectos de cine como la recientemente estrenada Melancolía con el teatro en Broadway.

¿Qué tiene Touch para sacar a Kiefer Sutherland de su descanso televisivo? «Al principio pensé que no podría encontrar un personaje más opuesto a Jack Bauer, pero según me preparaba me sorprendió lo mucho que tenían en común. Comparten la fuerza con que se enfrentan a la vida y una cierta perspectiva moral de lo que está bien y lo que está mal», explica Sutherland, que en este papel se aleja del hombre de acción para interpretar a Martin Bohm, un funcionario aeroportuario incapaz de comunicarse con su hijo autista Jake.
De hecho la corazonada que Kiefer Sutherland sintió con este proyecto fue tan grande que el actor recuerda incluso en qué momento decidió embarcarse en esta serie. «Fue en la página 32. Cuando Martin tiene que dejar a su hijo porque le convencen de que no es un buen padre. Cualquier padre se ha cuestionado en algún momento cómo lo está haciendo y creo que es un sentimiento devastador. Pero hay muchas más razones por las que me gustó la serie», añade rápidamente, y una de ellas es Tim Kring.

El creador de series como Héroes y Crossing Jordan lidera esta producción donde el destino de todas las personas, al igual que en su anterior proyecto, está conectado. «Cuando veo las noticias creo que pasamos mucho tiempo hablando de lo que nos divide y Tim decidió ignorar estas cosas y hablar de aquello que nos conecta. Aquello que tenemos en común y que trasciende esas barreras», cuenta Sutherland.

En este contexto Jake, el hijo autista de Sutherland, será el único capaz de identificar casi de forma mágica los patrones matemáticos que conectan nuestras vidas, guiando a su padre a través de acontecimientos y personajes en diferentes momentos y lugares del mundo. «Personalmente lo que más me gustó de la serie es que la relación entre padre e hijo es descorazonadora. Y que a pesar de eso Martin todos los días intente hacerlo mejor me pareció esperanzador. Es muy raro porque yo soy muy cínico. Debe ser que me estoy haciendo viejo».

El actor absorbió este espíritu de entrega y esta dedicación preparando su papel, para lo que compartió tiempo con familias en una situación similar. «Pasé tiempo con padres de niños con necesidades especiales, uno de ellos con autismo severo. En esas conversaciones me di cuenta de que estos padres se levantan siempre con el mismo amor, el mismo entusiasmo incluso cuando saben que sus hijos no van a mejorar. Y eso requiere un coraje increíble», cuenta el actor.

Rematando este engranaje está David Mazouz, el niño encargado de interpretar a Jake que, como no podía ser de otro modo, también encajó a la perfección. «De unos 40 niños él fue el primero en hacer el casting. Recuerdo que pensé: 'Si todos van a ser como este niño vamos a encontrar a un chico fantástico' porque nunca esperas que sea el primero. Tras él pasaron 10 niños y luego otros 10 hasta que dije 'No voy a trabajar con ningún otro chico, contrata al primero'».

Y dicho todo esto, ¿estamos interconectados? El actor cree que sí. «Un evento aparentemente insignificante puede generar una catástrofe al otro lado del mundo».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas