03 abril 2012

El Papa y yo uña y carne

El Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, trasladó al Papa Benedicto XVI la «gratitud» de los madrileños por su presencia en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada el pasado mes de agosto. Rouco lo dijo durante la audiencia que el Papa concedió a la diócesis de Madrid, una cita a la que acudieron más de 4.000 personas, según la Archidiócesis madrileña. 

El cardenal estuvo acompañado por sus obispos auxiliares César Franco y Fidel Herráez, y por la alcaldesa de la capital, Ana Botella, y la consejera de Educación, Lucía Figar. 
También le acompañaron Juan Antonio Martínez Camino, el obispo de Getafe, Joaquín L. De Andújar, y el obispo de San Sebastián y el presidente de la Comisión Episcopal de Juventud, José Ignacio Munilla. 

«Benedicto XVI y yo casi nos hablamos con la mirada», dijo a Efe el cardenal Rouco tras asistir en el Vaticano al encuentro. 
Rouco Varela saludó al pontífice brevemente y, al ser preguntado sobre lo que le comentó el papa, resaltó que fueron escasos momentos para una charla, pero suficientes, «ya que nosotros casi nos hablamos con los ojos». 

El cardenal indicó que la audiencia «ha sido un encuentro bellísimo con el que culmina nuestra peregrinación a Roma y nos coloca en una situación espiritual, pastoral y también humana y yo diría juvenil. Es el momento de dar el paso a Brasil (donde se celebrará en 2013, en Río de Janeiro, la próxima Jornada Mundial de la Juventud)», agregó. 
Benedicto XVI, precisó Rouco, animó a los jóvenes españoles a seguir «con ese espíritu, con ese dinamismo pastoral y misionero que es propio de la archidiócesis de Madrid y de toda España». El purpurado también resaltó de la audiencia papal que en la misma «fluyó con entusiasmo, con piedad y con fe el cariño» de los jóvenes españoles al pontífice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario