04 abril 2012

La ciudad del juego

En los terrenos de Alcorcón en los que los optimistas ya se imaginan los rascacielos de unas Vegas a la europea hoy corretean despreocupados los conejos y se escuchan serenatas descompasadas de pájaros. Ni siquiera el denso tráfico de la A-5, la M-40 y M-50, las fronteras de alquitrán de este desarrollo prácticamente desierto de más de ocho millones de metros cuadrados, distorsiona la sensación de tiempo detenido que inspira el lugar. 

Eso sí, previamente hay que adentrarse unos metros en el terreno a través de caminos de tierra cuajados de baches por los que uno no se imagina circulando vehículos de alta gama como los que deben utilizar los magnates tipo Sheldon Adelson. Lo único que se otea desde allí comparable al consumo energético de un megacasino es el perfil diminuto de las Cuatro Torres; una imagen, en todo caso, incompatible con las dioptrías. 

Si el proyecto Eurovegas termina por ubicarse aquí, lo haría en un terreno conocido administrativamente con las iniciales DNA: de Distrito Norte Alcorcón, por su emplazamiento, pero también Donde Nace la Armonía, por el eslogan con el que el Ayuntamiento presentó en su día el ambicioso desarrollo. 

Desde la aprobación de su Plan Parcial, en abril de 2010, ha cambiado el color del Gobierno local (de PSOE a PP) y, de materializarse la inversión estadounidense, probablemente tendría que hacer lo propio el concepto del proyecto. 

La idea original era que ocho millones de metros cuadrados de ese suelo se destinaran a la construcción de más de 18.000 viviendas, amplísimas zonas verdes y equipamientos públicos (universitarios y de investigación, culturales, administrativos e incluso deportivos con vistas a una hipotética candidatura olímpica de la capital). También, se reservaban 140 hectáreas para la nueva ciudad deportiva del Atlético de Madrid. 

«Es todo compatible, el terreno es inmenso. No habría ningún problema [de encaje de los dos proyectos, el inicial y el Eurovegas]», aseguraba ayer por la tarde un portavoz municipal en Alcorcón. Otro responsable, sin embargo, apelaba a la «prudencia» y prefería no hacer cábalas mientras no sea oficial el emplazamiento de la réplica de Las Vegas. 
Este periódico se ha puesto en contacto con el club rojiblanco para saber si, de modificarse los planes originales del desarrollo, seguiría interesado en montar allí su ciudad deportiva, pero el interlocutor válido para responder no estaba disponible. 

Al Distrito Norte Alcorcón también lo conocen los lugareños popularmente como la Venta de la Rubia, una finca de recreo, ahora propiedad privada, a la que se retiraba a descansar Alfonso XIII. En sus inmediaciones hay un centro hípico sobre una amplia extensión de terreno que, directa o indirectamente, se vería afectada por la construcción del macrocomplejo de ocio. EM2 intentó también hablar ayer con sus dueños pero éstos se encontraban de negocios en un destino indeterminado del extranjero. 

De allí, en este caso concretamente de Las Vegas, acaba de llegar la delegación madrileña encargada de mostrar las credenciales de la región para atraer el multimillonario proyecto. Y dice el consejero de Economía, Percival Manglano, que ha vuelto con «buen sabor de boca».

No hay comentarios:

Publicar un comentario