30 abril 2012

Si le gusta el Ferrari se lo dejo barato

- ¿Le gusta el coche? Pues lo puede alquilar barato por unos días. O incluso comprarlo... a precios bastante más bajos que los de mercado. Qué, ¿le interesa? 
La cosa se apañaba rápido, porque así lo exigía el timo. El contrato se firmaba a continuación y casi in situ, según la Policía en restaurantes o recepciones de hotel de la misma zona: había que aprovechar rápidamente la inercia del comprador. Ahí mismo, a veces en metálico, a veces por medio de cheques, se cerraba el trato. 
El incauto acababa de introducirse en una pirámide de estafados, un timo en cadena que acaban de destapar, después de siete meses de arduas investigaciones, los agentes de Policía Judicial de la comisaría de Villa de Vallecas. 

El balance: un total de 70 vehículos de alta gama recuperados, 120 víctimas de la estafa y algo más de seis millones de euros de botín. Los detenidos -aparte de una posible ramificación en Colombia-, siete personas a las que se les imputan delitos de estafa, falsedad documental y apropiación indebida, alcanzó importantes proporciones al ir involucrando más y más primos... 

Hasta que, después de muchas quejas en foros de internet, uno de los timados se animó a denunciar ante la Policía de Villa de Vallecas, que terminó con una decena de cochazos de lujo aparcados en fila india junto a la comisaría del barrio, posando como en parada militar, con los vecinos de la zona, humilde, con los ojos como platos. 
La investigación arrancó en septiembre de 2011. Una persona denunció haber comprado uno de los coches pagando con otro vehículo y con dinero, sin haber conseguido nada: unos días después se habían esfumado las tres cosas: los dos coches y la pasta. El hilo llevó a los investigadores a dos empresas legalmente constituidas: Global Network Services International Corporation 9.000 S.L. y Veyron Cars S.L. 

El modus operandi de los estafadores era el siguiente: estas empresas alquilaban a otras, muy conocidas en el sector, Mercedes, Ferrari, Maserati, Audi y otros cochazos. Después los vendían ilícitamente, muchas veces sin llegar siquiera a entregarlos al comprador, o los realquilaban y se quedaban con las fianzas de los estafados. 
¿Por qué no denunciaban estos? Pues porque las dos firmas, para dar una impresión de solvencia y de poderío económico, ofrecían habitualmente a los arrendadores coches de más alta gama «como cortesía» mientras les gestionaban la compra o el alquiler del coche elegido. En vez de un Mercedes les dejaban, «sólo por unos días, para que vayas haciendo boca», un Ferrari, y así daban una impresión de riqueza. 

En definitiva, los estafadores revendían y realquilaban coches que no eran suyos, las más de las veces quedándose con lo que recibían a cambio y arreglándoselas con mil y un subterfugios para no entregar los vehículos. Lo estuvieron haciendo durante meses, estableciendo una rueda piramidal a lo Madoff de coches y estafados que, obviamente, no podía durar. De ahí que haya siete detenidos pero un huído, en principio a un país de Latinoamérica. 

Los hechos se extendieron no sólo a la ciudad de Madrid, sino también al País Vasco y Cantabria, donde fueron recuperados algunos de los coches con la estrecha colaboración de la Ertzaintza y la Guardia Civil, en una operación comandada no obstante por los agentes de Villa de Vallecas, a los que se les acumula el trabajo últimamente, entre la Cañada Real, los rafitas de turno y delitos de este tipo. 

Algunas de las empresas víctima (las que alquilaban los coches a los estafadores, que a su vez los realiquilaban) son firmas potentes en el sector: Gold Bridge S.L., Atlas Bussiness S.L. y Santogal Automóviles S.L. Esta última llegó a interponer una denuncia por la pérdida de nueve coches, que fueron recuperados por los agentes vallecanos en un solo día: cinco Ferrari, dos Maserati, un Mercedes y un Fiat. 

La Policía incluso ha comprobado que la venta de algunos de los vehículos se realizaba en concesionarios legales, que también habrían colaborado presuntamente con la red de estafadores. Para recuperar muchos de los coches, se utilizó un sistema de bloqueo y localización denominado Navdom, que detiene automáticamente los coches mediante un control por satélite. 

Este diario pudo contactar esta semana con uno de los estafados, que explicó su experiencia: «Fue una cosa bastante rara desde el principio. Encontramos por internet el alquiler, que era de un Ferrari, y nos pusimos en contacto con ellos. El coche nos lo entregó, en Barcelona, la que después ha resultado ser la abogada de la trama, una chica que por cierto sale en internet en la web de su despacho de abogados, y que creemos que no tiene que ver con la estafa porque ha colaborado mucho con la Policía». 

«Cuando llegamos a Barcelona, que era donde recogíamos el coche, ya nos empezó a oler raro: tardaron como tres horas en aparecer, dándonos excusas de todo tipo, y nos dieron las llaves en medio de la calle... Lo devolvimos en perfecto estado y en el lugar y hora convenidos, y entonces nos dijeron que tenían que pasar 15 días para que nos devolvieran la fianza, para que fuera evidente que no había multa ninguna. Total, que pasaron 15 días, pasaron 20, hasta 25, y vimos que no devolvían nada. Empezamos a llamar y al final ellos respondían de mala manera: 'Mire, es que yo no le puedo ayudar, la persona que lleva el tema de fianzas no está aquí'. Luego ya empezamos a ver los foros en internet y todo eso, y quedó claro que habíamos sido víctimas de una estafa».

4 comentarios:

  1. Alice yo soy uno de los estafados por esta modalidad. ¿Que diario sacó esta noticia?? Favor necesito respuesta urgente

    ResponderEliminar
  2. El periódico El Mundo.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que pudieron recuperar los vehículos....lo malo es que el dinero habrá volado.

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que los recuperaron con el sistema de localización. Yo lo llevo ese mismo de navdom en mi A4 y confío en no tener que verme en una situación así.

    ResponderEliminar

Etiquetas