07 mayo 2012

Herido por una pelota de goma

El consejero de Interior, Rodolfo Ares, presentará mañana martes en el Parlamento, a petición de EA, las conclusiones de la investigación interna por el caso de Xuban Nafarrate, un joven de 19 años que denunció haber sido herido por una pelota de goma tras una carga policial de Vitoria durante la jornada de huelga general del 29 de marzo. Según los datos recabados por este periódico, la Ertzaintza no disparó ninguna bola en el lugar de los hechos, la calle Juan XXIII, lo que corroboraría la versión oficial, que apunta a que las graves lesiones en la cabeza que le llevaron a la UCI, donde estuvo ingresado casi una semana, se las produjo cuando resbaló y se golpeó contra el suelo.

El abogado de Nafarrate, que ha llevado a los tribunales a la Policía vasca precisamente días después de que se supiera que Íñigo Cabacas falleció en Bilbao como consecuencia de un pelotazo, dispone de dos vídeos grabados por testigos con los que pretende probar el abuso de los ertzainas. En ellos, según las fuentes consultadas, se podría llegar a apreciar cómo un agente realiza un disparo con la escopeta, pero sin pelota. Es decir, se trataba de una salva, ruidosa pero inofensiva. Interior sólo admitirá que hubo algunos pocos porrazos.

El relato de la familia del joven y de su letrado es bien distinto. Explican que Nafarrate repartía propaganda de la huelga en la puerta del instituto Ekialdea, como antes lo había hecho en el Koldo Mitxelena, cuando un ertzaina comenzó a perseguirle y «otro agente que se encontraba a escasos metros le disparó una pelota de goma que le alcanzó en la cabeza». El padre dijo que el tiro fue a cuatro metros, lo que a buen seguro habría matado al joven por la potencia de estas bolas. A partir de ahí, aseguran que Nafarrate fue vejado y que incluso le hicieron tragarse los pasquines anarquistas que repartía.

Ares, a diferencia de en el caso de Cabacas, en el que se vio obligado a pedir perdón, rechazará mañana cualquier acusación sobre la actuación de la Ertzaintza en Vitoria. El consejero ha preparado con mimo su intervención consciente de la presión a la que está siendo sometida la Policía vasca en los últimos días y está convencido de que no hay ningún cabo suelto. Los agentes que intervinieron aquella mañana de la huelga han declarado dos veces y el atestado refleja que Nafarrate provocó «desórdenes públicos».

En este contexto, los cuatro sindicatos corporativos de la Ertzaintza, Erne, Esan, Sipe y Euspel, se concentrarán hoy lunes, a las 13.30 horas, frente a la comisaría de Deusto para denunciar la «criminalización» a la que se han visto sometidos los 8.000 ertzainas en los últimos días. Ayer mismo, dos de los agentes que participaron en la carga en la que cayó malherido Cabacas declararon a este periódico que están «hechos polvo» porque «no son asesinos» y porque se limitan a cumplir órdenes.

Frente a estas movilizaciones, otras de signo contrario. Coincidiendo con la comparecencia de Ares, distintos colectivos de Vitoria han convocado una sentada frente al Parlamento Vasco para denunciar la «represión policial generalizada». El sábado, en la misma línea, un nutrido grupo de ciudadanos se manifestó en Bilbao bajo el lema Stop violencia policial. Los participantes llamaron asesina a la Ertzaintza y pidieron responsabilidades políticas: «Ares dimisión por fascista y por cabrón».

2 comentarios:

  1. Seguro que el nene santo es de la KaleBorroka

    ResponderEliminar
  2. eso pasa por hacer el tonto....

    ResponderEliminar

Etiquetas