10 mayo 2012

A Ornella Muti le cuesta desnudarse

Cerca de cumplir los 40 años, la actriz italiana Ornella Muti conserva la lozanía, sensualidad y fascinante mirada verde de su adolescencia, cuando apenas con dieciséis años rodó en España Experiencia matrimonial, la película de Pedro Masó que simbolizó un cierto aperturismo erótico característico de la época del tardofranquismo. Veinte años y cincuenta películas más tarde ha regresado de la mano de Vicente Aranda protagonizando junto a Imanol Arias El amante bilingüe, la película basada en la novela homónima del escritor Juan Marsé estrenada el pasado jueves. «Víctor Aranda es un hombre apasionante que tiene algo diferente que decir y es capaz de hacerlo. Trabajar con él ha sido muy estimulante, porque siempre me obligó a ir un poco más allá y romper los límites de lo que yo creía eran mis posibilidades. Con Aranda me fue bien porque yo necesito ser dirigida constantemente tanto en mi vida como en el cine». De la obra de Aranda, Muti conocía tan sólo Amantes, «una película muy bella y fuerte y con esa tremenda pasión que conduce al asesinato. Me sorprendí cuando me contaron que había tenido problemas con la censura en Estados Unidos por las escenas de sexo.

Yo no lo puedo entender, porque para mí el amor y la pasión conducen naturalmente al sexo y sin él no puede ser entendido», dice Muti. Ornella Muti, que no vio la película hasta el día del estreno, es consciente de que alrededor de El amante bilingüe se ha creado una cierta expectación por comprobar si Aranda ha podido superar el alto listón de temperatura erótica establecido en Amantes. Según Muti, «son películas e historias muy diferentes y su erotismo, también. Las escenas sexuales fueron duras de rodar. Además, yo ya no tengo veinte años, he tenido tres hijos y desnudarme me resulta cada día más difícil. ¡Ya me daba miedo cuando tenía 20 años así que imagínese ahora! Me ayudó muchísimo Aranda, para el que rodar una escena de sexo es igual que rodar una de paseo o de diálogo. Y, por supuesto, Imanol, que es un hombre muy juguetón y cariñoso. Es todo un "gentleman" a la española con mucho de torero». Ornella Muti desea que El amante bilingüe sea la primera de una serie de películas a rodar en España, porque la situación actual del cine italiano, «de total desesperanza», desanima a una actriz de larga carrera que fue descubierta a los 14 años por Damiano Damiani, que logró superar el encasillamiento en papeles de «sex symbol» trabajando con directores de la talla de Ettore Scola, Volker Schlöndorff, el primer Marco Ferrer; y Dino Risi, y que intentó conquistar Hollywood con no muy satisfactorios resultados. «Sé que el comienzo de mi carrera fue mediocre, pero no me arrepiento de lo hecho, porque gracias a unas películas que ahora me hacen reír o sonrojar soy ahora lo que soy. Yo era entonces una niña, pero ahora que me acerco a una edad en la que quiero replantear mi carrera no sé muy bien cuál es mi valor en el mercado. Porque trabajo en un cine que está marginado del cine mundial, el italiano, que no cuenta nada en el mundo y cuyo futuro veo desastroso. La noche de los Oscar me sonreía cuando oí las actrices norteamericanas quejarse de la falta de papeles femeninos. ¡Pero si los tienen a montones y buenísimos! Si ellas se quejan, ¿qué no podremos decir las actrices europeas, totalmente infravaloradas y mal utilizadas?».

No hay comentarios:

Publicar un comentario