29 septiembre 2012

Harry Potter en la película y en el libro

Harry Potter es un chico desgraciado. Se quedó huérfano siendo un bebé y desde entonces ha vivido con sus tíos, que lo detestan. Además de gritos, humillaciones y castigos, Harry tiene que soportar a su odioso primo Dudley, un crío gordo y mimado que logra todo lo que se propone. Pero el destino le reserva una sorpresa. 

El día de su undécimo cumpleaños, Harry descubre que sus padres no murieron en un accidente, como le habían contado, sino víctimas de Lord Voldemort, el mago más malvado de todos los tiempos. Sus progenitores eran magos y él ha heredado esos poderes. De hecho, acaba de ser admitido en la escuela Hogwarts de Magia y Hechicería. Allí encontrará amigos y se sentirá al fin como en casa. Pero Voldemort no ha dicho aún su última palabra...

Reconozcamos que Harry cuenta con muchas ventajas en el mundo mágico. Para empezar, posee más dinero que la mayoría porque sus padres le dejaron una abundante herencia. Además, cuenta con los amigos más leales del mundo, Ron y Hermione. Es el alumno favorito del profesor Dumbledore, director de la escuela. Y aunque pasa los veranos con los odiosos Dursley, ahora tiene la ayuda de su padrino, Sirius Black, a quien el Ministerio de la Magia persigue por un delito que no cometió. Aun así, Sirius está dispuesto a arriesgarse y ser encontrado si se trata de ayudar a su ahijado. Lo cierto es que el niño necesita ayuda: el pobre no gana para sustos. En sus primeros cuatro cursos se ha enfrentado a basiliscos, dragones, perros de tres cabezas, arañas gigantes, magos que cambian de forma, criaturas que succionan la felicidad, malvados diarios mágicos, seguidores del lado oscuro... Y, por si fuera poco, Voldemort acaba de resurgir con su antigua fuerza. ¿Podrá Harry soportar un nuevo combate?

Cuando no está luchando contra el mal, el crío tiene otros problemas contra los que poco pueden hacer los hechizos. Durante su segundo curso, la escuela creía que era el culpable de los misteriosos ataques que sufrían los alumnos. En tercero, se burlaban de él porque se desmayaba cada vez que veía un dementor. Pero lo peor vino en cuarto, cuando se peleó con Ron y el acoso de una periodista sin escrúpulos hizo que todos creyeran que estaba perturbado. Aunque, confidencialmente, el asunto más espinoso se llama Cho Chang, una estupenda jugadora de quidditch. Pero para ver qué tal se las apaña nuestro amigo en líos de faldas tendremos que esperar al próximo libro.

2 comentarios:

  1. relamente es una pelicula estupenda anque Harry tiene una lucha extensa ;pero realmente cuenta con leales amigos es una lastima que esta pelicula llege al final

    ResponderEliminar