22 noviembre 2012

Reunión de la aristocracia europea

Salzburgo, con un sol radiante, vive intensas jornadas de alegría. El pueblo austríaco se prepara, con sorpresa, para el gran acontecimiento. Mozart suena por todos los rincones de la ciudad. Sofía de Habsburgo, archiduquesa de Austria, y Hugo Windischfgraetz, Alteza Serenísima, se casan hoy a la una de la tarde, en la catedral de Salzsburgo. A unos ocho kilómetros de la céntrica catedral de los Franciscanos, la archiduquesa Sofía de Habsburgo vive los últimos albores de su soltería. Desde que el pasado 30 de enero formalizaran jurídicamente su compromiso, en el palacio de Mirabell, la pareja ha vivido recluida, hasta el pasado viernes.

Sofía y su marido, el príncipe Hugo Windischgraetz, acudieron a uno de los restaurantes más importanes de Salzburgo como anfitriones de la cena fiesta que han celebrado en honor de algunos invitados. La archiduquesa y el príncipe reciben a sus mejores amigos en la mansión de Anif, propiedad de sus padres, los archiduques Ferdinando y Elena. La realeza europea, príncipes sin trono, nobles y aristócratas, ocupan los mejores hoteles de la ciudad. El Goldener Hirsci recoge a un importante número de invitados. Sin embargo, la ceremonia está rodeada de gran secreto. Se desconoce el traje de la novia, la lista de invitados, los padrinos de los novios. A diferencia de España, donde todo se sabe con mesee de antelación, en la boda de Sofía y Hugo no ha salido a reducir casi nada. Tal vez por la precipitación de la ceremonia, decidida en cinco meses. Se mantiene en secreto el vestido de Sofía. Tampoco sorprende. Ya ha sucedido en otras ocasiones, como en las bodas de la princesa de Gales y de Sarah Ferguson. Hay muchas posibilidades de que Sofía de Habsburgo lleve un traje de muchos metros y bordado en pedrería.

En la lista de invitados del novio, figura casi toda la realeza europea -condes, príncipes, duques, marqueses- pero ningún representante español. Los invitados de nuestro país han sido invitados por la novia. No en vano Sofía de Habsburgo pasó muchos años con la «jet» de Marbella. Cary Lapique, Carlos Goyanes, Ana Abelló, la duquesa de Sevilla, son las pocas caras conocidas que hemos podido ver por ahora. Parece ser que la infanta Elena representará a la Casa Real española. Como la infanta Cristina está en Nueva York en un curso de postgraduado, no le queda más remedio que ir sola o acompañada del príncipe Felipe. Además, la infanta Elena podría, encontrar en Manfredo Windischgraetz, hermano del novio, un candidato perfecto al matrimonio. Manfredo tiene la misma edad que Elena y ha sido educado exquisitamente en los mejores colegios europeos.

Según circulos cercanos a la familia, la reina Sofía vería con buenos ojos la boda de la infanta con el Manfredo. En Salzburgo, se habla sobre la asistencia a la boda de Philipe Junot, con el que salió Sofía de Habsburgo durante tres años. Pero se duda que asista, porque ha formado ya familia con Nina Wendelbone, una modelo con la que ya tiene dos hijas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas