27 marzo 2013

La relación entre Audrey Hepburn y Tiffany


Dicen que a los periodistas nos gusta aún más escribir de aniversarios y tirar de hemeroteca que al zapatero Christian Louboutin vernos a las mujeres calzando sus stilettos de 14 cm sin el menor gesto de tortura, (con permiso de Manolo Blahnik, que los diseños de sus tacones de este año no pasan de 4cm). Pero no nos despistemos y volvamos a los aniversarios. Esta primavera se celebrarán los 150 años del nacimiento del pintor Munch; también es el 200 aniversario de los compositores Verdi y Wagner; y la semana pasada se cumplió 20 años de la muerte de Audrey Hepburn. Ella sigue siendo el símbolo perfecto de clase y estilo. ¿Quién no ha querido parecerse a Audrey alguna vez?

La revista Time acaba de publicar los nombres de los 100 personajes más influyentes de los últimos 50 años y (claro está) ella está en la lista. ¡Olvídate de celebrities tipo Tatiana Santo Domingo o Carlota Casiraghi, que ahora trepan por las listas de las web para adolescentes! Audrey era única. Sus películas: Sabrina, Charada, Vacaciones en Roma y Desayuno con diamantes fueron y son una fuente de inspiración para toda una generación de mujeres que amaban y aman la elegancia. Han pasado 50 años desde que Hepburn desayunara en Tiffany, "el mejor lugar del mundo, donde nada malo te puede suceder", decía la protagonista en el diálogo de la película. Nunca soñó la emblemática joyería de la Quinta Avenida esquina con la calle 57 en Manhattan mejor campaña de márketing-gratis en sus 175 años de historia.

Audrey, vestida de Givenchy, lucía en los carteles publicitarios de la citada película una pieza única: el collar Ribbon Rossette con 1.200 diamantes, que consagró a la firma. Hoy Tiffany&Co es un imperio con más de 240 locales en el mundo. En 2014 abrirá en París en los Campos Elíseos su tercera tienda, la más grande de Europa. La joyería más cinematográfica de la historia sabe que la ciudad del Sena es la más visitada por los turistas asiáticos para hacer shopping y no nos olvidemos que una de cada cuatro compras de artículos de lujo… ¡la adquiere un chino!

Pero no solo de desayunos famosos se alimenta el mito. Hay que seguir vendiendo, y para celebrar su 175 aniversario ha creado en 2012 una nueva aleación: el rubedo, un metal único para las joyas top de la casa. Ahora también se pueden adquirir sus diamantes por Internet. ¿No está en tu presupuesto? No te asustes, también venden joyas para bolsillos más modestos: anillos por 220 euros y pulseras por 250 euros con magníficos diseños. El lujo de la mítica joyería se ofrece a sus compradores a través de tiffany. Los envíos tiene un gasto extra de 15 euros y su plazo de entrega es de una semana. En España la firma está en Madrid y Barcelona, pero no hay nada más fascinante que sentirse Audrey por un día y visitar su legendaria tienda en Nueva York. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas