09 abril 2013

Lady Gaga se ha liado a denunciar aseguradoras


La productora de Lady Gaga y su manager han presentado una demanda contra tres agencias de seguros de Lloyd's por no pagar la indemnización de la póliza de terrorismo, después de que las amenazas de extremistas islámicos les obligasen a cancelar un concierto.

La cantante, cuyo nombre real es Stefani Germanotta, suspendió el pasado mayo un concierto en Yakarta, en Indonesia, previsto para el 3 de junio. El Frente de los Defensores del Islam (FPI) había prometido interrumpir la actuación asegurando que se trataba de un "culto satánico".

Las empresas se muestran cada vez más preocupadas ante el uso que hacen las aseguradoras de tecnicismos y del lenguaje para negar indemnizaciones legítimas. La Comisión de Derecho de Inglaterra propone endurecer el marco legal.

La productora Mermaid Touring, Live Nation, un promotor de conciertos estadounidense, y The Atom Factory, propiedad del mánager de la cantante, Troy Carter, declararon en una demanda presentada en EEUU en el Tribunal del Distrito de Los Ángeles el 3 de marzo que habían "sufrido pérdidas significativas" debido a la cancelación.

Exponían que las aseguradoras -dos compañías operadas por Beazley y otra por Talbot- se habían negado a pagar recurriendo al "lenguaje y a supuestas condiciones que no están incluidas en las cláusulas de terrorismo". Los demandantes señalaban que esto "no era razonable, carecía de una causa justificada y estaba hecho de mala fe". Reclaman daños de al menos 150.000 dólares (115.000 euros) por violación del contrato y abuso de la buena fe, así como costes legales y otros perjuicios.

Las agencias de Beazley están gestionadas por la aseguradora cotizada en Londres, que también aporta el 80% del capital. El resto de la financiación procede de Lloyd's o de inversores privados. Talbot pertenece a Validus, la aseguradora afincada en las islas Bermudas.

El FPI, un grupo extremista, criticó el ligero vestuario de Lady Gaga y la provocadora letra de sus canciones. Prometió evitar la celebración del concierto, y la policía local se pronunció con evasivas en torno a la concesión de un permiso para una actuación pública.

Los promotores de la cantante neoyorquina declararon que decidieron cancelar el concierto "para prevenir daños físicos y materiales y para proteger las vidas y la seguridad de Lady Gaga, su equipo y los asistentes".

Las empresas temen que las aseguradoras recurran al lenguaje y a tecnicismos para no pagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario