29 mayo 2013

Las películas españolas más taquilleras

Una película realista que trata de una abstracción, el deseo. Con Matador compone un díptico sobre un tema que me apasiona: el amorpasión, la dificultad de vivir una pasión y la imposibilidad de subsistir sin ella, el modo en que uno puede construir y forzar sus propias historias de amor, y la muerte. La ley... marca la culminación de mi relación con Carmen Maura. 

Nunca estuvo mejor. Su Tina Quintero, un personaje en principio secundario, acaba fagocitando a los dos hombres de la película, convirtiéndose en la auténtica e imprevista metáforaparadigmaemblema del Deseo. Sólo por haber rodado La ley con Carmen merece la pena que me haya dedicado a hacer cine. Esta película me abre muchas puertas fuera de España. En muchos países tiene problemas de censura, excepto aquí, lo cual me empuja a seguir haciendo cine aquí.

La película más taquillera de la historia del cine español, a punto de cumplir los dos años consecutivos en cartel. Después de la entrega de los premios Goya, Gonzalo Suárez comentó indignado a la prensa que me había ganado por 6 a 5; en taquilla yo le he ganado a él por 1.300 millones a ciento y pico. Cito a Gonzalo, amigo mío de siempre, porque este éxito me pone en una situación difícil dentro de una industria cada día más débil e indefensa, en la que no se perdona un éxito tan espectacular. Pido perdón por ello. No conseguimos el Oscar, pero nos dieron cantidad de premios gordos. No sé qué decir de Mujeres, se me ha borrado de la cabeza, supongo que por saturación. Me gustará verla dentro de unos años y recuperarla, pero ahora no quiero ni pensar en ella. Durante dos años me ha vampirizado por completo. Le debo mucho a esta película pero a veces pienso que la odio. Supongo que suena monstruoso, como cuando uno dice que odia a su padre o a su hijo. Pero se me pasará.

Es por el momento mi último retoño. Está recién nacido, o sea, que la adoro. Ha sido dura de rodar, pero por fin tengo la impresión de haber contado esa historia de amor que me estaba rondando hacía tiempo. De la última siempre se dice lo mismo. Al igual que Carmen (según mi opinión) llegó a lo más alto con La ley, Antonio Banderas consigue romper su techo con la interpretación de Atame. Su trabajo es estremecedoramente rico. No podré seguir colaborando con él, de momento, porque creo que ya no puedo exprimirlo más. Y de victoria Abril, no sé qué decirles. Me he quedado con hambre de más Victoria. Y no hay nada mejor que esa sensación para volver a repetir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas