11 junio 2013

Las Koplowitz y la Preysler son muy amigas

No, la cuestión radica en que «el clan de los peruanos» se está especializando, advierte Tiempo, en desvalijar a los turistas de las carreteras españolas. El capo, ojo con él, se llama Luis Alberto Román y tiene a toda su familia consigo desvalijando al incauto. Luego está Nicaragua, que nos invadió hace años con una canción pegadiza, Son tus perjúmenes mujer, cantada a la saciedad por Carlos Mejía Godoy y los de Palacagüina. 

Mejía volvió a su país a la caída de Somoza y, ahora, en Interviú, se lamenta de la caída del comandante Ortega. El cantante «nica» ya no cruza el charco en esta dirección para traemos su música. 

Sí lo hacen, a menudo, grupos españoles, como Mecano, a cuyo cabezapensante, José María Cano, le entrevista Carmen Rigalt en Diez Minutos. Cuenta Cano con orgullo que allí, en Latinoamérica (Iberoamérica para el dossier de Prensa de Luis Yáñez), es la locura del éxito que tienen. «Ahí nos comen», confiesa. Y confiesa también que una vez compuso canciones para Isabel Pantoja pero a ésta no le gustaron. Lástima, pero no es el caso de Luis Cobos, con quien la Pantoja viajó a Londres -informa Hola- para los arreglos musicales de su nueva y esperadísima película, Yo soy ésa, esta semana en todas las revistas. ¡A quién se le ocurre comer en Londres, que, con permiso de Fernando Point, ya se sabe que no es un imperio gastronómico! 

La cosa es que regresó embozada a consecuencia de un sarpullido que le salió en la cara y cuello por una intoxicación alimenticia. Pero a lo hecho, pecho -y es frase popular, no intencionada- y en Madrid se presentó para comenzar el rodaje. En Lecturas lloriqueó con el alma partida de madre con contratos: está alejada de su hijo: «Llevo un mes sin verle y se me parte el alma»; y mostró su preocupación: «A José Coronado le voy a besar tres veces, ¡madre mía, qué horror!», pero menos mal que en Diez Minutos tranquiliza a su público: «Es un encanto como persona y como actor». 

En Semana, encima, le señalan otros descalabros: le han embargado el coche y por estar ausente no pudo ir de pleitos con Carmen Ordóñez. De pleitos, no, sino de acto social, la inauguración de una exposición de sanitarios y pavimentos de Porcelanosa, sí fue la Ordóñez y allí tuvo la ocasión de saludar a Isabel Preysler, que no paraba de posar, sonreír y declarar, a Diez Minutos, por ejemplo: «Las hermanas Koplowitz son muy amigas mías» y «desde que cumplí 30 años se ha dicho que me estiraba la piel un año sí y otro también, y os puedo asegurar que si eso fuera verdad estaría ya sin piel». Yo la creo. Eso sí, fue a su esteticista con seis guardaespaldas. Mientras, en Washington, Chabeli cerca de su novio, el moro, que quiere estudiar arte (Chabeli), y Enrique, Empresariales en Miami, lo confiesa a Hola, junto a su padre, que no hace más que lamentarse: «hace mes y medio que ninguna mujer vive en mi casa», se le escapa en Tribuna. 

Y si Julio Iglesias tiene problemas de soledad (como Rocío Jurado que en Diez Minutos, Hola y Semana, se consuela con las canciones tan bonitas que le ha hecho José Luis Perales), en la Perla de la Corona, en Cuba, un numantino Fidel Castro abre un poco de muralla para sincerarse en Interviú, en Tiempo y en Tribuna (aquí entrevistado, qué cóctel más añejo, por la nieta de Pasionaria, Dolores también, que se retrata junto al Caballo, como se retrató hace años. Joselito, aquel ruiseñor de voz atiplada que según Tribuna y Epoca ha sido mercenario en Angola y le gustan las armas más que a nadie).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas