15 julio 2013

El neurótico Woody

«Cosas vistas y oídas durante la construcción de un nuevo inmueble en el Chino, un barrio popular de la ciudad de Barcelona, que nace y muere con el siglo». 

Con esta escueta frase introduce José Luis Guerín al público en su más reciente película, En construcción. Y eso es, efectivamente, lo que se van a encontrar los espectadores que acudan al Patio de la Hospedería de San Benito esta noche (22:30 horas): una minuciosa visita guiada por una zona en obras. La realidad capturada y reinventada para servirla como espectáculo reflexivo y contemplativo. Ese oficioso deporte nacional de mirón de obra (no exclusivo de los jubilados, pese a lo que se crea), convertido en texto fílmico que deje ver el trasfondo humano y social que esconde el paisaje de escombros y excavadoras.

Un documental cinematográfico que ha acaparado premios y elogios durante toda la temporada. En construcción es también el título con el que José Luis Guerín, su director y guionista, se ha consolidado como la gran esperanza blanca del cine de autor español, según la opinión de la crítica especializada. Guerín ya obtuvo el Premio Especial del Forum de Berlín con su primera película, Los motivos de Berta, y su tercer film, Tren de sombras, fue presentado en la Quincena de Realizadores de Cannes en 1996 y se alzó con el Méliès de Oro de la Federación Europea de Festivales de Cine Fantástico. Si desean saber hasta que punto está justificado tanto halago por parte de los jurados festivaleros pónganse el mono de trabajo y vayan a ver En construcción.

Claro que si hablamos de alguien premiado en numerosas ocasiones pocos podrán hacerle la competencia a Woody Allen. El más famoso neurótico de la gran pantalla también acudirá a las noches de cine al aire libre, mañana viernes, para desvelarnos el misterio oculto tras La maldición del Escorpión de Jade, su último estreno hasta la fecha.

Allen recupera en esta ocasión el estilo de las comedias clásicas de los años 40 y 50. Concretamente aquellas en las que un hombre y una mujer, predestinados por el guión a terminar juntos, se pasaban toda la peli tirándose los trastos a la cabeza para acabar besándose justo antes de los títulos de crédito. Aquí Woody entabla desigual batalla con una Hellen Hunt cínica y agresiva, a la vez que intenta sobrevivir al insospechado acoso sexual de Charlize Theron. En medio, una intriga con robos imposibles, un hipnotizador sin escrúpulos y policías de pocas luces. Una cinta de diálogos rápidos y venenosos que reúne temas del cine negro con el de guerra de sexos en clave cómica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario