11 julio 2013

En Tossa de Mar ya no hay toros

El señor Rodríguez Santano, como la inmensa mayoría de los aficionados, «hace suyos» todos los valores nacionales e internacionales. Incurre este comunicante en dos crasos errores: Zuloaga -si se refiere al genial Ignacio- es el pintor antitaurino por excelencia, y así lo proclama su magistral cuadro La víctima de la fiesta. Aconsejo a don Tomás relea el artículo de Eugenio Noel titulado «Ignacio Zuloaga». 

Einstein fue amante de los seres animales, y son archiconocidas su ternura y sensibilidad. No estaría de más que don Tomás leyese a Joseph Philips, uno de los muchos biógrafos del sabio que descubrió la ecuación más famosa de la ciencia. 

Goya pintó el más genial retablo de la violencia humana. El hecho de que Goya pintara brujas no supone que fuese hechicero. Goya acabó por ser un exiliado político, víctima de aquellos «mandantes», que no gobernantes, que clausuraron universidades y abrieron escuelas taurinas. Goya, como Machado -también antitaurino, en su postrera amagura francesa no fue partidario de las corridas de toros. Existen testimonios de ello en Burdeos. 

Incluso Picasso ha pintado obras taurinas, pero también ha pintado obras antitaurinas. Hay que reconocer las dos evidencias, o ninguna. Su óleo sobre cartón, montado en madera, Las víctimas, expuesto en Barcelona durante la primavera de 1901, describe en primer plano, con una escena de corrida al fondo, la agonía de dos caballos, uno blanco y otro negro. Con las tripas al aire y alarido de dolor, el primero, y «acurrucado de muerte» por la hemorragia, el segundo. Este cuadro de denuncia pertenece o pertenecía en el año 1981 a la Colección Stavros S. Niarcos, de Saint Moritz. 

Es más: Las víctimas constituye un claro antecedente de Gernika. La expresión doliente del caballo blanco, y su cabeza «estirada» hacia el cielo, con un estertor último de protesta y agonía, recuerdan en seguida la expresión del protagonista central del Gernika. No es correcto afirmar que Tossa de Mar es antitaurina; lo correcto es hablar de una Tossa de Mar destaurinizada. Cuando se produce una agresión nuclear contra el medio ambiente, hablamos de la conveniencia de una zona desnuclearizada. Cuando se produce una agresión contra seres vivos (hombres, toros, caballos) conviene meditar sobre la necesidad de instaurar zonas destaurinizadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas