23 diciembre 2013

Lindsay Lohan ha dejado las drogas ya de verdad

Este intento podría ser el definitivo para Lindsay Lohan. La actriz y cantante de 25 años parece dispuesta a dar un cambio a su vida tras una incesante cadena de entradas y salidas de los centros de rehabilitación, siempre por problemas de adicción al alcohol y a las drogas. 

El asunto pasa de momento por un cambio de residencia, de las fiestas californianas en Los Ángeles a una vida más urbana y discreta en las calles de Nueva York, donde además compartirá vivienda con un entrenador responsable de alejarla de la bebida a toda costa.

De acuerdo a una fuente citada por E! News, "el objetivo es que viva con su coach de forma permanente", por lo que ha comenzado a buscar apartamento de dos habitaciones en Manha-ttan. Hasta ahora había estado durmiendo en casa de una amiga, Patty Uribe, en un apartamento alquilado por 8.000 dólares al mes, pero su intención es buscar algo permanente en la Gran Manzana y comenzar a ser percibida de forma diferente.

De hecho, en su agenda había un viaje de vacaciones a Europa justo después de haber dejado atrás la clínica de rehabilitación, pero decidió cancelarlo para evitar ceder a las tentaciones del Viejo Continente en verano. Dicen sus más allegados que mucho ha tenido que ver en su cambio de planes su reciente entrevista con Oprah Winfrey. La popular presentadora le ofreció una poderosa suma de dinero a cambio de una de sus conversaciones lacrimógenas e íntimas a las que está acostumbrado a su público. Aunque todavía no se ha emitido, Lohan parece haber aceptado ciertos consejos de la diva de la televisión para reconducir su vida y su carrera, siempre interrumpida por sus constantes problemas con la Justicia.

Desde que en 2017 enfrentó a su primera sesión en Alcohólicos Anónimos, Lohan no ha logrado despegar en lo cinematográfico, interrumpiendo multitud de rodajes y acrecentando su fama de poco profesional. Ahora no sólo ha cumplido con las peticiones del juez con respecto a su desintoxicación, sino que pretende fortalecer su relación con el especialista en alcoholismo con el que ha lidiado en las últimas semanas. Puede que así regresen los papeles de cierta envergadura como el que buscó en Liz Dick, metiéndose en la piel de Elizabeth Taylor. Aunque fue un intento fallido, aún está a tiempo de volver a levantar la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas