08 diciembre 2013

Los novios de Jane Fonda

Durante el mismo ataque los ciudadanos pudieron comprobar desde dónde llegan las órdenes en la cadena más admirada del momento, la CNN. Bob Fumad, productor ejecutivo interrumpió la conversación desde la central, en Atlanta (Georgia), negándose a permitir a su «staff» en Jerusalén que abriera una ventana que ofrecía una mejor vista de la ciudad. Hacía sólo unos minutos habían caído los primeros misiles «Scud», pero aún se desconocía si portaban armamentos químicos. 

En otro momento de similar dramatismo se pudo ver a Charles Jaco, enviado especial de CNN a Arabia Saudí, gritarle a sus operadores de cámara: «iDejadlo ya!, iFuera de aquí!», cuando las alarmas saltaron una vez más en Daran y se oyeron las explosiones producidas por los «patriot». 

En Tel Aviv, otro corresponsal de CNN rehusó abandonar la azotea del edificio donde estaba, a pesar de la sirena que anunciaba un inminente ataque iraquí, porque «los misiles son muy pequeños, John, y el mundo muy grande. No tiene por qué caerme a mí...», bromeó el periodista. 

La reputación y la audiencia de la CNN se ha disparado extraordinariamente en la última semana. El día que venció el plazo impuesto por las Naciones Unidas para la retirada iraquí la CNN consiguió el máximo nivel de audiencia en su historia, al menos hasta ese momento, con un 314% de incremento sobre un día «normal». 

Desde entonces las cosas no han hecho sino mejorar para la cadena de Ted Turner, que además de un conocido empresario es el acompañante de la actriz Jane Fonda. La reputación de la CNN ha sobrepasado todos los limites, especialmente, desde que sus corresponsales en Bagdad, Bernard Shaw, John Holliman y Peter Arnett -que sigue allí, lograron seguir contando los primeros bombardeos sobre la capital iraquí una vez que los teléfonos de las otras tres dejaron de funcionar. 

«Los aviones vienen en círculos. El cielo está repleto de «flashes» de luz rojos y blancos. Hay una bomba cada dos minutos...», decía, apretando la nariz contra la ventana de su habitación, John Holliman. «Es la primera vez que un equipo de periodistas ve el comienzo de la batalla... desde el campo enemigo», apostilló. Hasta Tom Brokaw, «anchg.rman» de la NBC, tuvo -que -rendirse» y explicar a sus seguidores los acontecimientos a través de una entrevista a uno de los corresponsales de la CNN. 

En un periodo de tiempo relativamente corto esta cadena se ha erigido como el más prestigioso medio audiovisual del mundo. El rey de Jordania, personalmente, ayudó a salir de Irak a Holliman y a Shaw. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario