19 marzo 2014

Bono Perfumes Club

Pero ¿cómo actúan para que la pasión estalle? La solución, como casi siempre, la da nuestro cerebro: olfato y respuesta sexual se alojan en la misma zona, la amígdala central, responsable de las reacciones emocionales. 

Eso argumenta la psicóloga Almudena Martorell en el informe que ha elaborado para las fragancias de Cacharel, de ahí que lleguen a utilizarse moléculas sintéticas que estimulan el hipotálamo. ¿Su objetivo? Pues nada más y nada menos que provocar el encuentro amoroso. 

Esto nos lleva a pensar que la misión de un buen ‘nariz’ –el alquimista del aroma– es doble. No solo debe conseguir un perfume redondo, magistral, de esos que llegan a convertirse con el tiempo en un gran clásico.

Oler bien no solo es muy agradable, es un desencadenante decisivo del deseo. Por eso existen los perfumes desde la antigüedad, para embrujar al otro.

Y perfumes que triunfan en la red, ninguno como bono Perfumes Club, para que el resultado de tu pedido te salga más económico.

Tiene que obrar además como un brujo y deslizar (¿sigilosamente?) en la esencia sustancias afrodisíacas. Su éxito, en este aspecto, se medirá por el número de arrebatos que provoque. ¡Habrá que andar con ojo si lo utilizamos fuera de la alcoba!

En realidad, mi amor por los perfumes me ha desviado de lo que hoy quería hablar en esta carta, y es de otro tipo de ‘olfato’. El metafórico, ese que te lleva a preguntar incrédula a una amiga en horas bajas: "¿Y no te olías nada?" 

Porque entre ser una sabuesa husmeando hasta el último papelito de la cartera del prójimo y no oler a chamusquina en las finanzas familiares hay mucha distancia.

"O era tonta o no lo supe ver, pero me enteré después de 26 años de relación de que mi pareja lo había perdido todo", comenta una arruinada Lucía Dominguín en el Primer Debate de este número. ¿El amor nos vuelve ciegas? "A mí me han puesto delante papeles y los he firmado sin leérmelos", asegura la hermana mayor del clan Bosé y madre de Bimba. 

Últimamente, se oye mucho esa respuesta. La abogada Rosa López no admite matices: "Eres responsable de todo en lo que pones tu nombre, y si confías y te dejas llevar, asumes las consecuencias". Más claro, imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas