01 junio 2014

Cupón descuento Carrefour online

La locura por Sus Satánicas Majestades se apoderó ayer de Madrid. Desde primera hora se formaron largas colas para hacerse con una de las 54.000 preciadas entradas dispuestas para ver a los Rolling Stones. La esperada cita será el próximo 25 de junio en el estadio Santiago Bernabéu. 

Sus canciones no se escuchaban en directo en la capital desde 2007, y el fervor por asistir hizo que se colapsaran los puntos de venta físicos –Fnac, Carrefour o Halcón Viajes– a los pocos minutos de empezar a funcionar. Carrefour si se sacaba la entrada online ofrecía códigos de descuento para Carrefour online, con lo que se conseguía sacar un poquito más económica.

"Estaba en la cola desde las 9 de la mañana. Cuando abrieron las taquillas a las 10 nos dijeron que se había caído el sistema. A las 11.30 nos comunicaron que ya no quedaban entradas", declaró Jesús N., molesto con la mala gestión de la venta.

La promotora del concierto, Doctor Music, lanzó un comunicado ante las oleadas de críticas recibidas, tanto telefónicas como a través de las redes sociales: "Debido a la expectación que ha suscitado el concierto es muy difícil poder acceder a la compra. Tanto nuestra web como ticketmaster.es tienen problemas a la hora de cargar la página. Tenemos constancia que la venta en las tiendas Fnac, Carrefour y Halcón Viajes están funcionando correctamente", algo que, sin embargo, desmentían cientos de afectados que se acercaron a los puntos de venta. La paciencia se transformó en desesperación. "Imposible procesar tu petición. Superado el número máximo de usuarios en espera", advertía uno de los mensajes que aparecían al intentar comprar las entradas por internet.

Incluso los Rolling Stones se hicieron eco de este desbarajuste y pidieron perdón a los afectados a través de su cuenta de Twitter: "Disculpas a todos los que no han podido comprar sus entradas".

La misma expectación generada en Madrid ya se había producido en las últimas semanas en otros países europeos. En Holanda las entradas se agotaron en la primera media hora. Tanto en París como en Roma el interés generado fue similar, tardando una y dos horas respectivamente en liquidarse.

El alto precio no pudo con la ilusión ni el deseo por ver al grupo que encabeza Mick Jagger, que vuelve a los escenarios tras haber suspendido dos conciertos después de la muerte de su pareja. Pese a la crisis, las entradas oscilaban entre los 85 euros de la más económica y los 654 euros de las más caras: las entradas tongue pit package, que incluían acceso a la zona VIP, atención personal y extras.

Antes de que Doctor Music informase al cierre de esta edición de que se habían agotado las entradas, la reventa entró en escena. Los precios se dispararon, pagándose por la localidad más barata 200 euros mientras que las más caras se vendían por 11.940 euros, según el portal de compra por internet ticketbis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario