29 septiembre 2014

El estilo british es lo que se lleva ahora

El estilo british está en pleno apogeo en España. Sólo hace falta darse una vuelta por las principales arterias de las grandes urbes o por los gin clubs para llegar a la conclusión de que el sello británico, «el buen vestir» made in UK, se está imponiendo en nuestra cultura. Sin prisa, pero sin pausa. De hecho, marcas como Scalpers, Hackett, El Ganso o Bow rivalizan con el gigante Inditex en ese nicho de mercado y despliegan un amplio catálogo de americanas de tartán con coderas, harris tweed, jerseys de pico o shetlands.

De este boom del british style da fe Rafael Medina, propietario y director creativo de Scalpers, una firma que ya causa furor entre los amantes de la elegancia. «Ahora vas a cualquier feria de moda y te das cuenta de que lo que está pegando son los tejidos british, incluso para el verano».

Para Medina, el british es sinónimo del vestir de forma impecable y con todo lujo de detalles. Desde corbatas «excéntricas», hasta zapatos con una hebilla, pasando por pañuelos, cinturones o tirantes. También el amante del rollo del Reino Unido traslada esta moda hasta su ropa interior, según reconoce Medina.

Dentro del estilo británico, las americanas son los productos con más gancho. Así lo corrobora Daniel Suárez, dueño de la refinada sastrería Bow donde empresarios, políticos y toreros suelen encargar sus trajes a medida y que ahora ha abierto sede en México DF. «Las americanas es lo que más nos piden. Y éstas llevan un corte con dos botones y dos aberturas en la parte trasera y puede venir forrada o no, con bolsillos exteriores con un poco de caída e incluso con cerillera exterior», explica Suárez, que define el british como «un estilo clásico pero que ha evolucionado a los gustos de ahora».

Este sastre añade que el inglés es «sota, caballo y rey» porque es «muy protocolario».

«El british es un estilo clásico del buen vestir con unas combinaciones de colores bastante sobrios, sobre todo en el tema del traje, donde les gustan mucho los azules y los grises y las rayas diplomáticas», explica Suárez, que sí matiza que es en el ámbito del sport donde el inglés llama la atención «con sus chaquetas harris tweed, con cuerpo y tejido de carda, y con americanas con ventanas muy marcadas». Su socio en la sastrería, Julián Porras, lamenta que en España «no exista esa cultura del buen vestir», más propia de Reino Unido.

«Es una cuestión de educación, no de economía. Puedes vestirte bien y barato», dice Porras. Así lo piensa también Medina. «La clase no tiene nada que ver con el dinero. Por muy poco se puede vestir muy bien», indica. De hecho, con ese ánimo de dotar de estilo a gente sin grandes recursos nació El Ganso. «Queremos ser un estilo clásico, desenfadado pero para un tío que no tiene mucho dinero pero sí estilo. El dinero no va ligado con el estilo y ésa es la razón por la que creamos esto mi hermano y yo», apunta Álvaro Cebrián, dueño y diseñador de una firma que causa furor en Francia e Inglaterra. Además, su marca ha revolucionado la gama cromática que siempre ha imperado en los escaparates british. Si otras firmas han sido más tradicionales apostando por los verdes botella, grises oscuros, ciruela, marrones o rojizos, El Ganso ha jugado más a contrastar colores vivos.

«Nuestro estilo no es tan british a saco. Queremos ser más Nueva York donde existe un british más mezclado», expresa Cebrián. A pesar de lo que pueda parecer a priori, el estilo british no sólo está condenado a enamorar a la gente pija. Y, de hecho, sus promotores lamentan que este estilo se asocie a ese target.

«Aquí en España, por ir bien vestido con una camisa, una chaqueta y un pantalón ya se es un pijo. Por el hecho de que te asees ya eres un pijo. Y en España la palabra pijo es una palabra que siempre se utiliza para ofender», expresa Medina, que confiesa que se arriesgaría a mejorar la vestimenta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. «Le estilizaría su traje hacia un corte más actual y le pondría un par de buenos zapatos», manifiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas