06 septiembre 2014

Julia Roberts se ha vuelto hindú

La vida tranquila y sosegada ha terminado por seducir a Julia Roberts, que, como muchos otros actores de Hollywood atraídos por planteamientos menos banales y superficiales que la sociedad de consumo en la que pululan, se ha apuntado a un cambio de religión a sus 42 años.

La actriz ganadora de un Oscar por su papel en Erin Brokovich acaba de declarar en una entrevista con la revista Elle para su portada del mes de septiembre que su nuevo culto es el hinduismo, una práctica con la que entró en contacto durante el rodaje de su última película, Come reza ama, que se estrena el 24 de septiembre, y que protagoniza junto al español Javier Bardem.

Roberts, nacida en el seno de una familia de tradición baptista y católica, se suscribirá a partir de ahora al principal culto de países como India, Nepal o las islas Mauricio, tras descubrir sus bondades en un rodaje en India, incluyendo escenas en templos hindúes. Tuvo tiempo incluso de visitar al dueño de un ashram y aparecer con cara de espíritu renovado y un atuendo acorde con la situación en unas fotos distruidas por agencias internacionales.

«Estoy definitivamente practicando el hinduismo», confirmó la protagonista de El informe pelícano. «Dios mío, llevo tantos años consentida por mis amigos y mi familia en esta vida, que para la próxima quiero ser alguien más silencioso y solidario», afirmó la intérprete, que también reveló que ahora acude a un templo -sin especificar cuál o en qué ciudad- de forma regular con su marido, el cámara Daniel Moder, y sus tres hijos, Hazel, Phinnaeus y Henry.

Pese a su transformación y su fascinación con la cultura india, Roberts tuvo problemas con algunos de los religiosos locales, después de que no pudieran acceder a su templo de culto habitual por encontrarse cerrado durante el rodaje de la película, basada en la historia de la escritora Elizabeth Gilbert.

En la cinta dirigida por Ryan Murphy y en la que Bardem interpreta el papel de Felipe -el amor con el que se encuentra Roberts en su viaje por Europa, India y Bali-, Roberts se mete en la piel de una mujer con un reciente divorcio a sus espaldas, que emprende una travesía por el mundo para encontrarse a sí misma, algo que al mismo tiempo parece haberle servido a la actriz estadounidense en una dirección similar.

Roberts, que saltó a la fama en 1995 por su papel junto a Richard Gere en Pretty Woman, cree, además de en la reencarnación, en envejecer de forma natural, con el fin de que sus hijos puedan entender ese proceso de una forma razonable y sin caer en los excesos de la cirugía estética. «Es una desgracia que vivamos en un mundo con tanto pánico, en una sociedad amorfa donde las mujeres no se dan una oportunidad de ver cómo se verán como personas mayores», aseguró. «Quiero tener una idea de qué aspecto tendré antes de hacer borrón y cuenta nueva», señaló.

Lo dice una actriz que antes de dedicarse a la vida contemplativa tuvo una intensa carrera amorosa con romances en cantidad con actores como Benjamin Bratt, Matthew Perry, Kiefer Sutherland o Liam Neeson, entre otros, además de pasar por el altar junto al cantante de country Lyle Lovett. Después conoció a su marido durante el rodaje de la película El mexicano, en 2000, y se acabaron las aventuras. Ahora, es tiempo de meditar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas