12 octubre 2014

Claudia Schiffer dice que está harta de vida

También en la lujosa residencia Andrax, pasa sus días de vacaciones la top model Claudia Schiffer, rodeada igualmente de vigilancia para protegerse de los moscones que quieren interrumpir su «dolce far niente». Son varios años ya los que lleva Claudia viniendo a Mallorca en compañía de sus padres. 

Hasta hace nada era una alemanita más, una perfecta desconocida que engordaba el número de turistas alemanes de la isla. Los dos últimos veranos, sin embargo, Claudia se ha visto sometida a los embates de la popularidad y su descanso ya no es tan descansado. Para evitar males mayores, una o dos veces al mes la modelo suele brindar su figura a los paparazzi con objeto de que la retraten hasta hartarse. Este año, la firma española Mango, con la que Claudia trabaja desde antes de que su cotización alcanzara cifras astronómicas, ha organizado un encuentro informal entre la prensa y la top model para que confraternicen bajo el anagrama de la marca. 

Schiffer, leal al contrato que le une desde hace años con esta firma de ropa joven, ha brindado así su belleza pluridimensional, rotunda y aparatosa a los voyeurs españoles, en cuyo corazón siempre han guardado un hueco para las causas rubias y explosivas como Anita Ekberg, Ursula Andress o mismamente Claudia Schiffer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario