16 noviembre 2014

La banda catalana Sidonie

Marc Ros (guitarras), Jesús Senra (voces, bajo, sitar y teclados) y Axel Pi (batería, teclados, tabla india y percusiones) conforman el triángulo de la peculiar banda catalana llamada Sidonie. El sitar y una puesta en escena divertida y nada usual les permitió, a finales de los noventa, abrirse una senda particular por la que, desde entonces, transitan con entera libertad. Un primer álbum homónimo; la excelente reválida titulada Shell kids, ya con empuje multinacional; y, el reciente Fascinado -cantado en castellano y rezumando psicodelia-, les permiten volver a acercarse a los escenarios vascos. Hoy, estarán -transformados en quinteto- en el Azkena bilbaino.

Pregunta.- ¿Después de tres discos, qué es Sidonie?

Respuesta.- Básicamente un grupo de tres amigos que sentimos una pasión desmesurada y casi enfermiza por la música y por la historia del rock. La amistad es el secreto de todo lo que nos rodea.

P.- ¿Y el nombre?

R.- Es una de las primeras canciones que editó en single Brigitte Bardot. Es el nombre, en francés, de una chica que, según la canción, era ligera de cascos.

P.- ¿Para cuando una versión?

R.- Es que es bastante ridícula, no hay por donde cogerla. Además, nuestro francés es muy malo.

P.- ¿Qué cambiarían de lo ocurrido hasta aquí?

R.- El sitio donde nos ubican porque la cultura pop, en este país, va por otros derroteros.

P.- ¿Por eso cantan ahora en castellano?

R.- Tras el segundo disco decidimos tirar hacia otro lado y el camino más radical era el cambio de idioma. Entre el catalán, el inglés y el castellano, ahora nos tocaba el castellano. Ha sido un reto increíble porque estábamos acostumbrados a escribir en inglés.

P.- ¿El idioma les ha obligado también a variar las coordenadas musicales del grupo?

R.- No. Melódica y rítmicamente seguimos sonando a Sidonie. Es el disco más personal. Aquí, si cantas en inglés te comparan sistemáticamente con bandas anglosajonas pero ahora, aunque manejamos las mismas influencias, nadie nos compara con las formaciones con las que lo hacían antes. Cantar en castellano nos está permitiendo mantener una identidad más personal.

P.- ¿Cual es su meta?

R.- Intentamos ir hacia arriba. Hemos aprendido a no ponernos metas a las que llegar porque tenemos miedo a la frustración y al desengaño. Seguimos el consejo del escritor Gabriel García Márquez que decía que «la gente aspira a disfrutar de la felicidad en la cima cuando lo bonito es disfrutar en el camino».

P.- ¿La complicidad es el secreto de su fórmula?

R.- Funcionamos gracias a una serie de vibraciones extrañas que se producen entre nosotros.

P.- ¿El surrealismo y la psicodelia son sus armas favoritas?

R.- Este disco es el más psicodélico de los tres. En cuanto a los textos, recurrimos a la metáfora como método de expresión porque nos resulta atractivo y sugerente.

P.- ¿Les molestaría que volvieran a utilizar una canción suya como apoyo sonoro de un anuncio?

R.- Hemos tenido experiencias tan positivas como negativas. Mientras se respete nuestro derecho moral y editorial sobra la canción y el anuncio presente un buen nivel de calidad, no hay ningún problema. No hay que engañarse: la televisión es el medio exageradamente mejor y más directo para difundir algo.

P.- ¿Están contentos con Fascinado?

R.- Si y, curiosamente, la mayoría de las cosas bonitas de este disco son fruto de fallos casuales. Suena más acústico porque se nos estropeó un amplificador de guitarra.

P.- ¿Intentan derribar el cliché de banda gamberra y divertida?

R.- Es que en la banda no todo es subir a un escenario, bailar y desarrollar un espectáculo teatral entretenido. Detrás de eso hay mucho compromiso, seriedad e inestabilidad emocional. No todos los días son de vino y rosas.

P.- ¿En cualquier caso, Fascinado es un bálsamo?

R.- Es un disco hecho desde la soledad y la tristeza para hacernos felices, en principio, a nosotros mismos y, por tanto, imaginamos que también a los demás.

P.- ¿Y cómo es Sidonie en la actualidad sobre un escenario?

R.- Vamos por otros caminos pero el espíritu es el mismo: pasarlo bien. Somos los mismos pero tocando mejor que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario