17 febrero 2015

Familias vascas desahuciadas

Seis personas son desahuciadas cada día en Euskadi. Una cifra que muestra la dura realidad a la que 567 familias vascas se han enfrentado en el primer trimestre de 2011. Según los últimos datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Bizkaia lidera el número de expedientes de desahucio ejecutados con 339, seguida por Álava con 131 y Gipuzkoa con 97.

Un proceso incombustible que desde hace varios años ha experimentado un espectacular crecimiento en Euskadi, pasando de 584 desahucios anuales en 2007 a 1.161 en 2010. Este último año ha sido precisamente uno de los más intensos en este tipo de embargos, registrándose 1.963 lanzamientos, un aumento de más del 53% respecto a 2009. Parte de esta evolución se explica por el largo proceso que conlleva la ejecución en los juzgados de una orden desahucio, que suele tener una duración media de entre 9 meses y un año.

Independientemente de esto, la realidad es que los desahucios son un fenómeno imparable. «Es como una apisonadora, un rodillo que se pone en marcha y que no termina hasta que se salda la deuda», señala Lucía Fernández, responsable de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de Euskadi (Adicae). Una organización que ofrece a los afectados «una voz amiga» que exponga de forma clara la complicada situación que plantean las órdenes de desahucio y las posibles alternativas a las que pueden agarrarse para dilatar al máximo el proceso. «La gente que se pone en contacto con nosotros está en shock porque no entiende que el banco quiera embargarles su casa», dice.

Desde Adicae indican que el mejor consejo que se le puede dar a una persona en esta situación es que recurra lo antes posible a los servicios de un abogado y un procurador para poder personarse en la causa. Sin embargo, existen alternativas más económicas para ganar tiempo, como son alquilar la vivienda a un tercero -puesto que el banco no busca hacerse responsable de esa carga- o intentar negociar personalmente con la entidad bancaria un «periodo de carencia» para retrasar el pago de la deuda al máximo.

El Movimiento 15M ha sido otro de los mejores puntos de apoyo para los afectados por embargos bancarios de viviendas. Varios grupos de presión lograron, la pasada semana, retrasar el primer desahucio en Euskadi, en el que estaban en juego los domicilios de dos pensionistas vitorianos. Edurne García acompañó a los dos afectados: «Intentamos asesorarles jurídicamente pero lo más importante es la movilización, por eso hacemos un llamamiento para denunciar que actualmente hay cerca de 100 expedientes más en marcha sólo en Vitoria».

Tras esta primera batalla ganada, los miembros del 15M han comenzado a elaborar un protocolo de actuación para atender a todas aquellas personas que soliciten su ayuda. «Muchas no saben ni cómo pedir asesoramiento jurídico gratuito y nuestro concepto es el de ayudar en un sentido global: asesoramiento y acompañamiento», informa Marta Alonso, miembro del 15M.

Desde este colectivo cuestionan la Ley Hipotecaria y la califican de «inmoral e injusta» y reclaman el derecho de todo ser humano a poseer una vivienda digna. Una postura que también defiende Adicae, que exige al Gobierno central «dejar de sacar la cara a la banca» y promover la paralización de los embargos mediante un Decreto Ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas