23 febrero 2015

Pilar Rubio está gafada

Las jamsps (jamonas sobradamente preparadas) están de capa caída. Esencialmente porque si una maciza estuviera de capa al alza no se apreciarían sus rotundidades y los espectadores no tendrían más remedio que fijarse en sus dotes profesionales. Si es que las tienen, claro.

Todo el mundo es bueno, el último fracaso presentado por Pilar Rubio, la jamsp por excelencia, fue cancelado el martes por Tele5 tras cosechar un 9,4% (1.369.000) de cuota. Una noticia poco sorprendente porque el concurso de bizarrías varias debutó con una decepcionante audiencia de 2.070.000 espectadores.

Rubio, dicen sus defensores en Tele5, es una víctima del machismo y de las redes sociales. Puede que tengan razón, aunque el primer culpable del gafe de la bella no es otro que la propia cadena, incapaz de darle un programa acorde a sus capacidades de bustos parlantes.

Cuando en 2009 se anunció el fichaje de la reportera de SLQH (La Sexta), trascendió a los medios que Vasile le había ofrecido un millón de euros. La cifra se desmintió, aunque fue evidente que Pilar había sido tentada con un contrato de estrella. El problema es que, afortunadamente, a veces la belleza no basta para brillar y, por ende, ser esa estrella que imaginaba el jefe de Tele5. 

El traspiés en OT, un programa que hasta la llegada de Rubio había logrado excelentes resultados, debió de haberle puesto en guardia. El sueldazo de presentador que recibía su flamante fichaje no se adecuaba al desempeño de azafata de telecupón. Puede que, en efecto, en aquella ocasión Pilar sufriera los caprichos de un productor carcoide pero el siguiente batacazo, esta vez de la mano de Flipy y llamado XXS, demostró que a Rubio le faltaban tablas y soltura. Peor aún fue su actuación en Piratas, una serie concebida como vehículo de lucimiento de la estrellada y que sólo merece ser recordaba por la secuencia en la que la actriz, si se la puede llamar así, se bañaba en la cascada.

Sin embargo, esta vez habría que reconocer que en Todo el mundo es bueno Rubio estuvo más desenvuelta, pero el programa era tan terrible que ni la propia Oprah Winfrey hubiera podido hacerlo potable. Consejo: la presentadora debería dejar de leer los tuits que la ridiculizan y seguir adelante, incluso si fracasa. Ser jamona puede ser un amargo don, si bien cualquiera prefiere ser Pilar Rubio a María Antonia Iglesias.

'Todo el mundo es bueno' Tele5. Lunes, 22.30 h. 1.369.000 espectadores, 9,4% del 'share'. Calificación: . Si de verdad tienen algún interés en el resto de las entregas ya grabadas, busquen entre los tarots y teletiendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas