20 julio 2015

Antes que los Beatles estuvieron los Quarrymen

Antes de que John Lennon conociera a Paul McCartney (primero) y a George Harrison (después), antes aún del viaje a Hamburgo que marcó su música y mucho antes de que los Beatles fueran los Beatles.

Existieron los Quarrymen. Surgidos en Liverpool, del sueño de unos adolescentes fascinados por la música de artistas como Buddy Holly y Lonnie Donigan, comenzaron a tocar en fiestas, bailes escolares y concursos. 

A él fueron sumándose nombres como el de Rod Davis, Len Garry, John Duff Lowe, Colin Hanton y otros jóvenes que acompañaron a John Lennon -y más tarde a Paul McCartney y George Harrison-, en sus inicios en la música.

"Al principio no teníamos instrumentos electrónicos y teníamos un solo micro, detrás del cual solía colocarse John; y no podíamos tocar solos de guitarra porque, en realidad, sólo sabíamos tres acordes", recordaba ayer Davis, en perfecto castellano, que estudió en el colegio y después en la universidad.

Con el tiempo, sus trayectorias se separaron, pero muchos años después el destino volvió a juntar los caminos de Davis, Garry, Duff Lowe y Hanton, que volvieron a ser los Quarrymen. Esta noche, en el Palacio Euskalduna de Bilbao, volverán a tocar. 

Será en un concierto benéfico con el hilo conductor del homenaje a Lennon en el 75 aniversario de su nacimiento (y 35 de su muerte), en el que les acompañará la artista Chenoa, gran admiradora del trabajo del grupo británico, y los getxotarras The Fakeband, los vizcaínos Doctor Flashback, los cántabros Highlanders y los coruñeses Extrema Urgencia.

Organizado por la asociación sin ánimo de lucro Acordes por la Paz, los beneficios recaudados con el concierto se destinarán al Fondo de Emergencias de Médicos Sin Fronteras. "Es fantástico cuando se puede canalizar la diversión para hacer algo por los demás", resaltó José María Ríos, portavoz de Acordes por la Paz e integrante de Extrema Urgencia.

Con un formato clásico, la gala, que estará conducida por Joseba Sorozabal, desglosará un repertorio marcado por Lennon y la música de los sesenta y los setenta en el que la artista Chenoa, que ha abandonado su "retiro espiritual" compositivo de su próximo álbum, ofrecerá por su parte "cinco o seis temas a guitarra y voz". 

Tanto la artista como Ríos, sin embargo, destacaron que el "lujo" de la cita son los Quarrymen, un conjunto que, describió Ríos, conserva "las mismas canciones, con el mismo timbre, que hace cincuenta años". Aquel en el que se forjaron las carreras musicales de quienes se convirtieron en leyenda de la música. "El germen del pop en Europa fueron los Quarrymen y los Beatles", destacó Ríos.




En aquellos primeros años en Liverpool, recordó Davis, "miles de ingleses empezaron a hacer grupos". Antes de que Elvis Presley se convirtiera en el Rey, el skiffle invitaba a soñar a los más jóvenes, que no siempre conseguían instrumentos con facilidad. 

Por eso, cuando Rod Davis adquirió un banjo, a pesar de que aún no sabía tocarlo bien, no tardó en recibir una invitación de Lennon para integrarse en los Quarrymen. Ambos se conocían desde los seis años, recordó ayer Davis, y habían sido compañeros de colegio, aunque no de clase. Corría el año 1956.

Poco después, cuando el bajista del grupo comenzó a ausentarse de los ensayos, los Quarrymen –nombre tomado del colegio en el que estudiaba Lennon- invitaron a Len Garry a unirse a la formación. 

Después llegarían el propio McCartney, John Duff Lowe, Harrison… Y la primera grabación del grupo, In Spite of All the Danger y That’ll Be The Day. El resto es historia.

Cincuenta años después, Davis, recuerda a Lennon como un estudiante opuesto a él, que se situaba en "la parte intelectual de la escuela". De haber coincidido con él en su etapa de profesor, de hecho, Davis habría calificado de "imposible" a su antiguo compañero. Como amigo, su impresión era mucho más positiva. 

En este sentido, ha recordado una anécdota de una convención sobre la figura de Lennon en la que el viejo amigo del autor de Imagine, Pete Shotton –también uno de los primeros integrantes de The Quarrymen- comentó con cariño: "Era mi gran amigo y con su música ha dado más placer a todo el mundo que ninguna otra persona; pero era un cabrón".


La figura de Lennon será el hilo conductor del concierto, en el que se sorteará una guitarra del modelo que tocaba el músico, cedida por Txirula Musik, con la firma de los cuatro Quarryman de la actualidad –Davis, Garry, Duff Lowe y el batería Colin Hanton, quien no podrá participar en el concierto por motivos de salud–.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas