29 octubre 2015

El desastre de la educación

El ministro Gárgamel. Wert es como un mayordomo de una mazmorra. No hay quien le quite esa pinta de traerte muy educada y envaradamente un madero con pinchos. La suya será otra ley de temporada, que es como diseñamos nuestra educación. 

La izquierda la idiotiza y la derecha la ensotana, sucesivamente, y así vamos haciendo generaciones mareadas en una escuela que gira con la ideología, deseducados según una doctrina u otra. La ley Wert se pasa y se queda corta, simplifica y embarulla, se enfoca en anécdotas y olvida fundamentos, levanta una pata del pupitre y sierra la otra. Está hecha a medias regular y a medias fatal, con necesarios cambios, incomprensibles torpezas y podridas servidumbres. Qué condena. Elegir entre las sacristanadas y la nariz arrugada de Wert o la pedagogía de plastidecor, la falsa igualdad de hacer a todos igual de burros e inciviles, la educación convertida en botellón por los mismos que ahora protestan con cencerros que les sientan tan bien. Para Canal Sur, Wert es un Gárgamel que ataca la escuela pública como la aldea pitufa y saca a los pobres de las aulas para ponerlos de limpiabotas. 

Pero aquí ya éramos limpiabotas antes de que llegara él, con nuestro fracaso escolar, nuestro indecente paro juvenil, nuestro futuro de camarerillos o eternos cursillistas. Sin embargo, en Canal Sur quedan sinfónicas las protestas contra el ministro, y malvado su aislamiento reconcomido y contumaz: "El Gobierno se ha quedado solo para sacar la Ley Wert. Ni las protestas en la calle ni las más de 1.500 enmiendas les han hecho dar marcha atrás", contaba Alicia Leiva en las noticias. Tampoco nuestro andiluquismo ni nuestra desesperanza les han hecho a los otros dar marcha atrás a nada aquí. Una ley aprobada "contra toda la comunidad educativa", decían también. 

Claro que no será "toda", pero el bien siempre es unánime, el mal queda fuera. El PP ha perdido una oportunidad para arreglar seriamente el desastre de la educación. Pero me doy cuenta de que los que la tenían hecha unos zorros y ahora se ponen camisetas, pitan a los semáforos y empalan a los ministros en la tele, merecen ser los amos del calabozo más que Wert.

La élite. Quién ha dicho que la educación esté mal, que la juventud retoce entre la indigencia intelectual y la resignación en un futuro negro, esquinero, cani o camastrón… Merche sabe que no es así. Por sus seguidores. Es evidente que nada puede ir mal aquí con una juventud que escucha a Merche. Por eso no le gusta lo de la "generación nini" ni otros desprecios de pureta. Así lo dijo en Cerca de ti, mientras resbalaban lágrimas por sus tacones. "Afortunadamente, por mi profesión, como cantante, tengo muchos seguidores, muy jóvenes, y son jóvenes sanos, fuertes, estudiosos y buena gente". Luego pidió un aplauso "a la juventud de Andalucía, que tenemos nuestro futuro garantizado". Con esa élite, seguro. Con los seguidores de Merche como vanguardia y motor de la sociedad. Bueno, no sólo ellos. También los de Los Rebujitos, Kiko y Shara y demás escuela vienesa de aquí.

La luz que nos ilumina. Frío y tristeza de candil nos dejaba Andalucía directo con un reportaje sobre familias a las que les cortan la luz. La crisis unida a la crueldad de las eléctricas nos devuelve a las cuevas, a los anafes y a la llama de los ojos de los santos con lamparilla. Pero aquello no podía ser tan inocente. Cierto. Apareció el rótulo "la Junta gastará 20 millones en evitar los cortes", y con imágenes de viejitos reconfortados por volver a enchufar la tele. "Desde el gobierno andaluz ya saben ustedes que se anuncia que se va a garantizar un mínimo de agua y de luz para las rentas más bajas", aclaraba luego Modesto Barragán. Sí, confíen ustedes en que la Junta pague… Pero es la luz que nos ilumina. Y Canal Sur, su enchufe.

Felicidad gallinácea. Si hace poco Andalucía directo nos animaba a ser cabreros, esta vez, en 75 minutos, nos vendían la felicidad de cuidar gallinas en el campo. He perdido la cuenta, pero ésta debe de ser por lo menos la Cuarta Modernización de Andalucía. El arco y las flechas serán la quinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas