05 noviembre 2015

El maldito Karma siempre presente

Quizá porque es de Bremen, como los cuatro famosos músicos no humanos, siempre le había tentado la idea de escribir una fábula protagonizada por animales. "Al principio pensé que podían ser ratones. Ratones que quisiesen ir a Acapulco para bañarse en sus playas. Pero luego me dije, un momento, ¿y las vacas? ¿Por qué nadie ha escrito nunca sobre vacas? 

Y entonces pensé que eran perfectas", cuenta. ¿Perfectas? David Safier, autor de la millonaria (en ventas) Maldito karma, sonríe y contesta: "Quería que la novela fuese un road trip y las vacas encajaban a la perfección. Porque podían viajar a la India y convertirse en vacas sagradas. Tener una vida más larga y más plena. Y no acabar como carne de hamburguesa". De eso va su última y descacharrante novela, titulada simplemente ¡Muuu! (Seix Barral/Empúries), de una vaca, Lolle, que quiere más de la vida y que, para encontrarlo, viaja, acompañada de un puñado de amigas y de un gato, a la India.

Una vez más, un personaje femenino decide tomar las riendas de su vida, una vida a la que se había abandonado sin remedio, y trata de encontrar su lugar en el mundo siguiendo su instinto, o, en palabras de los personajes de Safier, los dictados de su corazón. Un corazón que, en este caso, tiene que vérselas con cuatro estómagos y con una infidelidad: la del toro Champion, supuesto novio de la protagonista, que aparece, en las primeras páginas de la novela, montando a Susi, otra vaca del rebaño. 

"Yo me limito a crear personajes, luego son ellos los que toman la palabra. En cierto sentido yo soy el primer lector de mis historias, las descubro poco a poco", confiesa Safier a quien le resulta "más creíble" que sus protagonistas sean siempre chicas. "Las mujeres están más acostumbradas a hablar de sus sentimientos. No sería creíble que un hombre contara todo lo que cuenta la vaca Lolle. Los hombres reprimimos nuestros sentimientos. A veces me pregunto si no será por eso que vivimos siete años menos que las mujeres", dice.

Respecto al tema de la religión, asegura que, en este caso, "es secundario". "Surgió, simplemente", añade. Se confiesa no religioso, aunque la mayor parte de sus libros echen mano de algún tipo de creencia para solucionar la vida de sus personajes. En ¡Maldito karma! era el budismo (y los distintos estratos de la reencarnación), en Jesús me ama era el cristianismo, y en este caso, obviamente, el hinduismo. 

¿Considera que sus libros son, en cierto sentido, terapéuticos para sus lectores? "¡Lo son para mí!", contesta, y se ríe. "Supongo que necesito contarme una y otra vez la misma historia, pero desde puntos de vista distintos, para convencerme de que la felicidad está ahí", añade. ¿Los considera, en muchos sentidos, una crítica de la sociedad occidental, incapaz de darse cuenta de lo que realmente importa en la vida? "Yo no hago parodia a través de mis libros, pero sí me río de Occidente, del modo de vida de nuestra sociedad. En esta ocasión, a través de un puñado de vacas", contesta.

Los ingredientes de su particular sentido del humor, dice, salieron de cómics de superhéroes, historietas del Pato Donald y de los chistes de la revista Mad. Desde entonces lee más ensayo que otra cosa. De hecho, no es un lector demasiado constante. "De diez libros que empiezo, acabo uno", asegura. Ahora mismo está leyendo un volumen (no especifica cuál) de Juego de tronos, un ensayo sobre los blockbusters literarios, otro ensayo sobre "la antifragilidad", una biografía de Jim Henson y The Bone Season, de Samantha Shannon, algo que define como "una especie de nuevo Harry Potter". ¿Y está escribiendo? "No, justo ahora acabo de entregar la que será mi próxima novela, mi primera novela seria", contesta. ¿Cómo de seria? "Mucho. 

Es la novela que siempre había querido escribir. Una novela sobre el alzamiento del gueto judío de Varsovia. Un episodio de la Historia que siempre me ha fascinado", dice. "Creo que es el momento. Después de cinco best sellers puedo permitírmelo. Y además, así, la historia llegará a más gente. Si va bien, que esperemos que vaya bien", añade. ¿Y si va bien no volverá al humor? "¡Claro que volveré! De hecho, lo de este libro, el libro serio, es una excepción, ¡el siguiente volverá a ser divertido!", asegura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario