04 agosto 2016

Niñas esterilizadas por quedarse embarazadas

Los médicos están esterilizando temporalmente a niñas de edades en torno a 14 años y sin el consentimiento de sus padres, en un intento de reducir en Gran Bretaña la tasa de embarazos de adolescentes, la más alta de Europa occidental. Las cifras del Gobierno demuestran que a unas 400 jóvenes menores de 16 años se les han hecho determinados implantes que las dejan infértiles durante un periodo de tres años.

Dichos implantes, unas pequeñas varillas de unos cuatro centímetros de longitud, los insertan los médicos, con anestesia local, en los brazos de las jóvenes. A partir de ese momento, comienzan a segregar hormonas que detienen e impiden la producción de óvulos en las adolescentes.
Los médicos que realizan estos implantes aseguran que éste es el método más efectivo para prevenir los embarazos. El sistema se ha hecho muy popular entre las chicas que no desean que sus padres se enteren de que han mantenido relaciones sexuales.
Las estadísticas, reveladas en una respuesta parlamentaria, demuestran que, en el pasado año, más de 2.500 chicas de 15 años de edad o menores se habían hecho inyectar contraceptivos que las hacían infértiles durante un periodo de tres meses.

Sin embargo, esta revelación ha provocado toda una serie de críticas.Críticas que afirman que el Gobierno está adoptando medidas tan poco éticas como drásticas en orden a cumplir con sus objetivos en el ámbito de la reducción de la tasa de embarazos de adolescentes.Dicha tasa está actualmente cayendo hasta casi alcanzar, incluso, valores muy próximos a las previsiones hechas para el año 2010 sobre el número de embarazos de jóvenes de 18 años y menores.

Pero existen, asimismo, serias preocupaciones de carácter médico sobre el hecho de someter a chicas jóvenes a dosis tan invasivas de progestógeno, una hormona sintética, a edades en que sus organismos están aún sometidos a cambios hormonales.

El doctor Trevor Stammers, perteneciente a la organización Family Education Trust, ha declarado a este respecto: «No creo que un médico que haga semejante cosa a adolescentes de menos de 16 años y sin contar con el conocimiento de sus padres esté actuando éticamente».

Algunos médicos, sin embargo, se muestran a favor de este tipo de implantes o de inyecciones por cuanto, según dicen ellos, muchos de estos embarazos se deben a que las adolescentes olvidan, con frecuencia, tomar su pastilla anticonceptiva.

Bajo la normativa establecida en 1985, tras el caso de Victoria Gillick, los médicos no están obligados a comunicar a los padres de una adolescente que le han facilitado contraceptivos. Las normas, tanto del Gobierno como del General Medical Council (GMC) (Consejo Médico General), el organismo regulador de la práctica médica en el Reino Unido, indican que los médicos de familia deben, tan sólo, asegurarse de que la «adolescente tenga capacidad para tomar una decisión» sobre el tratamiento que está a punto de seguir. Sin embargo, esa misma normativa aconseja que se anime siempre a las adolescentes a informar a sus progenitores de su situación.

El doctor Martyn Walling, un médico de Linconshire especializado en medicina general que dirige una clínica dedicada a la planificación familiar para adolescentes, aseguraba que el Implanon, el mencionado implante contraceptivo, era el método más fiable para evitar embarazos. «Con la píldora, las chicas tenían que recordar que había que tomársela. En cambio, con el implante, tendríamos que quitárselo para que se pudieran quedar embarazadas», afirma el doctor Walling.
La idea de facilitar implantes o inyecciones a las adolescentes fue puesta en marcha hace tres años en virtud de un documento estratégico del Gobierno. Estas medidas fueron acogidas con un enorme escándalo por gran parte de la profesión médica.

Tim Loughton, el ministro para Asuntos de la Infancia del Gobierno en la sombra, aseguró estar muy preocupado porque esta situación pudiera propiciar una gran promiscuidad que se reflejara en un aumento de las enfermedades de transmisión sexual en los jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas