24 abril 2017

Que fue de María del Mar Bonet

La cita con la cantautora será dentro del Festival Grec'91 que anualmente organiza la Ciudad Condal. Las gaviotas y el campanario de la Plaza del Rey volverán a ser testigo de su música. Pregunta.- ¿Le cuesta hacer un balance de estos veinte años? Respuesta.- !Es que han pasado demasiado deprisal. No me he dado cuenta de nada. 

P.- El próximo 4 de julio usted inicia una serie de recitales en la Plaza del Rey de Barcelona. ¿Qué significación tiene este lugar? R.- Mucho. En esta plaza he actuado en doce ocasiones, en años distintos, y durante muchos días seguidos. Recuerdo el primer día que llegué a Barcelona. Eran las cuatro de la madrugada y con unos amigos nos paramos en esta plaza. Me encantó y me puse a cantar un tema popular mallorquín que utilizan las mujeres cuando siegan. Sonaba muy bien. Pensé que era un buen lugar para cantar. iQuién lo iba a decir! P.- ¿Los mejores recuerdos de actuación también son de la Plaza del Rey? R.- Sí. Recuerdo un día que se fue la luz y seguí cantando. Se produjo una buena conexión con el público. Los instrumentos no sonaban, el público estaba en silencio, en la plaza sólo se oían las gaviotas y el campanario dando la hora. Tengo un buen recuerdo de aquella noche. P.- De su vida personal se conoce muy poco. ¿Por qué? 

R.- Creo que la prensa me ha respetado mucho. Tal vez será por la fama de arisca que tengo, ja, ja. Creo que hasta en algún momento, la prensa me ha protegido. Pero no me ha costado nada. P.- ¿Sus canciones son una forma de conocer su vida personal? R.- Por supuesto. Mis canciones son autobiográficas. Todas ellas. En mi caso existe una relación muy estrecha. P.- Usted siempre ha sido muy bien acogida en sus actuaciones fuera de Cataluña. Sin embargo, nunca ha cantado en castellano como otros grupos o solistas. ¿Por qué? R.- Me lo han propuesto muchas veces pero siempre he dicho que no. La única razón por la que nunca he cantado en castellano es porque el catalán es mi lengua. Y con esta respuesta quiero aclarar una cosa. Quiero decir que no me gustaría oír a Brassens, a Brel, a Leo Ferrer o al mismo Bob Dylan, cantar en otra lengua que no es la suya. Y esto lo digo sin ningún ánimo de comparación. Hay muchos cantantes que me gustan en su lengua, y uno de ellos soy yo. P.- ¿Se puede utilizar el idioma como un recurso comercial? 

R.- Cuando oigo estas cosas creo estar viviendo en otro mundo. Mi idioma es mi idioma, y lo normal para cualquier cantante de este país es cantar en su lengua. Me parecería absurdo escucharme en otro idioma. Siempre he respetado a todos los que han decidido cantar en castellano, pero yo me sentiría extraña. De todas formas, no le doy mayor importancia. P.- Usted pertenece a una generación muy comprometida social y políticamente. Su formación en el grupo Els Setze Jetges, así lo avala. ¿Qué opina de esta falta de militancia social actual? R.- Creo que los artistas tenemos que tomar partido por la realidad que nos envuelve. Yo siempre he estado cerca del PSUC y ahora de Iniciativa. P.- Esa militancia, ¿tampoco ha existido en sus canciones? 

R.- No, es cierto. Pero recuerdo una canción que estuvo prohibida por el franquismo. Se titulaba Que voten aquesta gen' (Qué quiere esta gente). Era un texto escrito por Lluis Serrahima que contaba la historia verídica de un chico madrileño que se tiró por la ventana cuando llamó a la puerta de su casa la policía. La estuve cantando muchos días en la «Coya del Drac», hasta que un día se presentó un policía que entendía catalán y la prohibió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas