12 septiembre 2017

La NASA dice que vamos a morir todos

Europa se encuentra debajo de un inmenso agujero en la capa de ozono que ha comenzado a formarse sobre amplias zonas del continente Euroasiático y Canadá. La agencia espacial norteamericana (NASA) acaba de hacer públicas sus últimas mediciones alertando sobre los elevados niveles de concentración de monóxido de cloro en la estratosfera a partir de los 50 grados de latitud, por lo que se espera una acelerada destrucción de la capa de ozono durante este invierno sobre Europa, Asia y Canadá. El estudio de la NASA ha descubierto que en las últimas semanas las condiciones meteorológicas favorecen los procesos de destrucción del ozono y frenan los procesos naturales de . regeneración, por lo que estamos asistiendo al comienzo de la formación de un agujero de proporciones comparables al de la Antártida. Cada molécula de monóxido de carbono es capaz de destruir cien mil de ozono durante décadas.


Dentro del área afectada se encuentra la zona más poblada de Europa con ciudades como Londres, Bruselas, Amsterdam o Moscú. A diferencia del agujero de la capa de ozono de la Antártida, un continente sin población, el adelgazamiento de la capa de ozono en el hemisferio norte tendrá consecuencias más directas sobre los seres humanos. En el sur de Chile ya se han detectado numerosos casos de ceguera en animales favorecidos por la escasa filtración de los rayos ultravioleta en esa zona del planeta cercana a la Antártida, según Bedrich Magas, investigador de la Universidad de Magallanes.Esta es la primera vez que los científicos han podido observar con exactitud lo que sucede en la estratosfera del hemisferio norte, gracias al satélite UARS lanzado en 1991 con esta misión. 

Además, los científicos de la NASA han conseguido observar directamente, en un vuelo de un avión DC-8 equipado para la misión, el desarrollo del vórtice polar, que en estos momentos presenta las condiciones más favorables para que los agentes devoradores del ozono actuen de forma acelerada. En definitiva, los científicos de la NASA han descubierto que en el hemisferio norte la capacidad de destrucción de la capa de ozono por la acumulación de monóxido de cloro es superior a la capacidad de regeneración natural, que se ha visto frenada por las condiciones meteorológicas del llamado vórtice polar. Mientras en el hemisferio norte se prepara el gran agujero, la erupción del volcán Pinatubo de Filipinas ha provocado la reducción de la capa de ozono del 10 por ciento en un anillo que se extiende en una franja alrededor del ecuador (10 grados sur, 20 grados norte), afectando a todas las zonas tropicales, que en algunos lugares sufren una disminución del 50 por ciento del ozono estratosférico. Esta medición es la más fiable conseguida hasta ahora, ya que el satélite UARS fue lanzado tres meses antes de la erupción, por lo que se conocen los niveles de ozono de antes y después. Greenpeace denunció ayer que en España las empresas Atochem y Kali Chemie continúan produciendo anualmente miles de toneladas de clorofluorocarbonos (CFC), principal agente que destruye el ozono estratosférico. 

«No estamos dispuestos a permanecer impasibles ante la destrucción de la capa de ozono como hace el Gobierno permitiendo que unas pocas multinacionales se enriquezcan fabricando CFC», declaró ayer José Luis García, responsable de la campaña de atmósfera de Greenpeace. La organización ecologista internacional ha anunciado que pedirá una revisión del Protocolo de Montreal para que se prohiban en 1992 todas las sustancias que destruyen el ozono estratosférico, incluidos los denominados HCFC, que, a diferencia de los CFC, tienen un poder destructor inferior, pero se están utilizando como alternativa a los clorofluorocarbonos en numerosos procesos industriales. «La industria está utilizando la Tierra y sus habitantes como conejos de indias», declaró el portavoz de Greenpeace, Juan López de Uralde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas