26 septiembre 2010

La leche está frita

Se pone en un cazo la leche a hervir.

En otro cazo, se ponen los huevos batidos, el azúcar y la vainilla.

Luego se agrega la harina y la maicena en el segundo cazo y se remueve todo muy bien.

A continuación, se le añade la leche hirviendo y, sin dejar de remover, se deja cocer unos  cinco minutos.

La crema debe de quedar muy espesa, si no es así, se le añade más maicena diluida en leche y se le agrega poco a poco hasta alcanzar el espesor adecuado.

Se pasa la crema por un colador grande para que no queden grumos, ya que quedarían muy desagradables al paladar.

Se unta una fuente de horno, ya que tiene rebordes y bastante base, con un poco de mantequilla y se vierte la mezcla, hasta que cuaje bien, se corta en porciones regulares y se desmolda.

Se pone una sarten al fuego con bastante aceite.

Las porciones se pasan por harina y huevo batido, se rebozan bien por ambas caras y se fríen en la sartén.

Cuando estén doradas, se sirven en una fuente espolvoreadas con azúcar glasé y canela.

De esta manera ya estarían listas, pero para los más “atrevidos” las aconsejo flambeadas con un buen licor, le dan un toque especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario