03 agosto 2012

Cazorla se marcha del Málaga

Agosto raro en la Costa del Sol. Raro porque después de un par de veranos frenéticos y de más de 100 millones de euros gastados, el jeque Al Thani ha cerrado el grifo y está desmontando su club formado con megalomanía. Raro porque al cierre de esta edición ni Arsenal ni Málaga habían hecho oficial la venta de Santi Cazorla a los gunners por 16 millones de euros -costó 19 y ha firmado su año más goleador- cuando el jugador pasó ayer el día entero en Londres. Pero todo indica que está hecho. Y más raro aún porque después de meter al equipo en Champions, Pellegrini y sus estrellas más cotizadas tienen pie y medio fuera.

«Ha comenzado un proceso de reestructuración interno en el seno de la entidad para adaptarse a los estándares del fair play financiero, con la intención de garantizar la autosuficiencia y sostenibilidad», explicó el club ayer en un comunicado y añadió: «Este proceso, que no significa que se haya desestimado cualquier tipo de inversión por parte de los actuales propietarios, conllevará algunos cambios en el actual organigrama que fortalecerán a la entidad de cara al futuro».

Antes de ese comunicado, el director deportivo Antonio Fernández ha sido cesado y sustituido por Alfonso Serrano (hasta ahora secretario técnico), mientras jugadores como Rondón o Weligton reconocían la situación de incertidumbre. «No hay secretos de la situación del club, hemos tenido algunas reuniones entre los jugadores. Seguimos confiando en el club, sabemos de la dificultad que hay. Estamos a punto de cerrar la venta de un jugador y con ese dinero se puede resolver parte del problema que tenemos», espetó ayer el central brasileño. 
Mientras Moayad Shatat (hombre enviado por Al Thani) sigue buscando líneas de financiación, un grupo inversor de capital ruso y ucraniano estudia las cuentas del equipo para darle una respuesta a un posible cambio de manos de la entidad blanquiazul. 

Con la Liga a un par de semanas, ningún fichaje y media plantilla escuchando ofertas, la afición no sabe muy bien a qué atenerse. Unos 200 seguidores se manifestaron en el último entrenamiento de Cazorla como blanquiazul el miércoles y otro grupo mucho más pequeño increpó a Antonio Fernandez de manera hostil ayer. La incertidumbre corroe a una afición que ha vuelto a batir el récord de abonados y se preparaba para disfrutar del sonido del himno de la Champions en la fase previa. 

Rondón, Isco, Demichelis, Monreal y Toulalan son los jugadores que están más cerca de una salida, al igual que Joris Mathijsen. Su valor en el mercado o sus elevados emolumentos los convierten en los activos con más posibilidades de abandonar La Rosaleda en las próximas semanas. Sólo un frenazo del jeque en su nueva postura con respecto al club o una inyección económica fruto de un cambio de propiedad cambiará el panorama en Málaga.

Parece improbable que Al Thani dé marcha atrás. Con el dinero percibido por Cazorla, el Málaga deberá poner al día a la plantilla, pagarle 3,5 millones al Villarreal por el IVA de Cazorla, uno a Osasuna por el tercer plazo de Monreal y otro a River Plate por Buonanotte. Demasiados acreedores para una sola venta y pocas posibilidades de que el club sea autosuficiente con las condiciones actuales que rodean al club, sus contratos presentes y futuros, su tren de vida. 

Hasta tres directores generales dimitieron en La Rosaleda desde que llegó Al Thani. El último fue Fernando Hierro, que alertó de la necesidad de pulir diversos aspectos en el funcionamiento del equipo que ahora se están llevando a cabo de una manera muy acelerada. A una semana para el sorteo de Champions y a ocho días de la presentación en el trofeo Costa del Sol, la afición sólo sabe que el club está buscando dinero para completar lo que se presentaba como un año histórico, la eclosión europea del Málaga será de perfil bajo, salvo otro giro de guión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas