15 noviembre 2011

No veo mi futuro con traje y corbata.

Un día, cuando yo tenía 12 años, mi padre me presentó al entrenador de lanzamiento de disco del Club Deportivo Tajamar. Este fue mi primer contacto con este deporte», recuerda Javier García León, un estudiante de 2º de Bachillerato del Colegio Tajamar que este año se ha proclamado campeón de España juvenil en esta actividad.

La pasión por el lanzamiento de disco le viene de familia. Su padre, Pedro García Quilez, fue alumno del Tajamar y lanzador del Club Deportivo en los años 70. Y su hermano, Jesús, también practica este deporte.

El atleta consiguió una marca de 52,69 metros en el campeonato, que se celebró los días 18 y 19 de junio en Granollers (Tarragona). Esto supuso batir su propio récord en la Comunidad de Madrid y situarse a muy poca distancia de la mínima para el mundial (54 metros).

«Al principio no me gustaba mucho, pero poco a poco le fui cogiendo el tranquillo», comenta Javier. El joven ha ido escalando posiciones hasta llegar alto y asegura que nunca pensó que llegaría adonde está. «El primer año conseguí ser tercero en Madrid. A partir de ahí he ido ganando títulos: récord en la categoría de cadete en Madrid, cuatro lugar en el campeonato de España, subcampeón de España y, actualmente, campeón de España juvenil».

García León destaca que lo que más le gusta de este deporte es el afán de superarse a sí mismo, aunque reconoce que es una actividad muy solitaria. «No tiene nada que ver con otros deportes donde participan más personas, como el fútbol, por ejemplo», explica.

Si se les pregunta a los chavales por su deportista favorito, una gran parte de ellos se decantan por los futbolistas. Sin embargo, Javier muestra gran admiración por deportistas de élite de su especialidad, como el lanzador lituano Virgiluis Alekna, con quien se fotografió en una ocasión durante un meeting de atletismo en Madrid.

Alekna ha sido dos veces campeón olímpico y en otras dos ocasiones ha ganado el campeonato del mundo, además de ser la segunda mejor marca de todos los tiempos en lanzamiento de disco.

El lanzamiento de disco exige una dura disciplina. «Entreno una hora y media durante seis días a la semana. El nivel de entrenamiento es muy alto», dice Javier, que cuenta con el apoyo de sus padres. Todo apoyo es bien recibido para practicar un deporte tan rígido como el lanzamiento de disco. En la competición masculina, el disco pesa 2 kilogramos, y en la femenina, 1 kilogramo. El atleta sujeta el disco plano contra los dedos y el antebrazo, luego gira sobre sí mismo rápidamente y lanza el disco al aire tras realizar una adecuada extensión del brazo. El lanzamiento se mide desde el borde de éste hasta el lugar de impacto del disco en el suelo.

El círculo está marcado exteriormente por una tira metálica o pintura blanca. Dos líneas rectas se extienden hacia el exterior, desde el centro del círculo, formando un ángulo de 90 grados y para que los lanzamientos sean considerados válidos deben caer entre estas dos líneas.

Además de entrenar, Javier sabe que debe dedicar el tiempo suficiente al estudio. «La verdad es que a veces tengo que estudiar en la Renfe o en el Metro, porque no me da tiempo a todo, pero tengo claro que el estudio es muy importante y no quiero sacrificarlo».

Javier se describe a sí mismo como un buen estudiante y opina que la exigencia en los entrenamientos le ha hecho aprender a mantener una cierta disciplina en su vida diaria. «Me ayuda a ser responsable y a saber lo que es importante en la vida», comenta.

En clase, sus asignaturas favoritas son Historia y Geografía. «Me gusta todo lo relacionado con la Antigüedad, creo que es más interesante que otro tipo de materias, como la Física, por ejemplo», resalta.

Lo que sí tiene claro Javier es que quiere relacionar todo lo que pueda el estudio con su pasión por al lanzamiento de disco. Le gustaría dedicarse a este deporte de manera profesional y, por si no lo consigue, va a asegurarse de que su carrera estará ligada a la actividad fisica. «Pienso estudiar la carrera de profesor de Educación Física o fisioterapeuta. No me veo en el futuro llevando traje y corbata», comenta entre risas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas