08 abril 2012

Tirando la casa del alcalde

El actual alcalde, Guillermo Celeiro Fabián (PP), firmó recientemente el decreto de demolición del edificio propiedad de José Luis Tello, que casualmente era el alcalde en el momento en el que se otorgó la licencia para construir el citado edificio. 

El propio alcalde explicó al Pleno su decisión de proceder al derribo el pasado día 15 de marzo. Es decir, que tenía la obligación del cumplimiento de la Sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. 

El anterior alcalde, José Luis Tello, pretendía que transcurrieran cuatro años sin realizar ninguna gestión para que prescribiera la infracción urbanística y así evitar el derribo, según comentó el actual regidor. El alcalde señaló en el Pleno que cumplía con su deber y  dijo no asumir responsabilidades que no le correspondían. Si el primer edil no ejecutara la sentencia incurriría también en un delito. 

Sin embargo, Guillermo Celeiro tiene ahora otro problema. Si tira el edificio, tendrá un conflicto con los actuales vecinos que recibieron del Ayuntamiento su licencia de primera ocupación. 

Por lo pronto, ha notificado a Tello que deberá tirar la casa en los próximos días o en caso contrario lo hará el Ayuntamiento. 
José Luis Tello fue alcalde con el PSOE, pero tras las denuncias de varias irregularidades urbanísticas, fue expulsado del partido. Tello montó una candidatura independiente y logró mantenerse de alcalde una legislatura más. Actualmente no tiene ningún cargo público. 

El edificio sobre el que se ha producido el litigio está formado por seis viviendas, cinco locales comerciales y aparcamientos. 
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha fallado que la licencia de obras para la construcción del edificio no es conforme a derecho, por lo que anula la licencia de obras otorgada por el Ayuntamiento y condena a los apelantes al pago de las costas. 

El fallo se produce después de que la Primera Teniente de alcalde del Ayuntamiento recurriera una primera sentencia que ya declaraba nula la licencia que concedió la corporación. Se da la circunstancia que cuando se recurrió esta primera sentencia el alcalde era José Luis Tello, propietario del edificio. 

La primera reclamación judicial contra el otorgamiento de la licencia la realizó la Comunidad de Madrid en diciembre de 2003. El Ayuntamiento (del que Tello era alcalde) como tal y el propietario del edificio José Luis Tello recurrieron «formulando idénticos motivos de impugnación», según la sentencia conocida ahora. 

La letrada de la Comunidad de Madrid que había interpuesto la denuncia contra la licencia en sus alegaciones se opuso al recurso del ex alcalde de Aldea del Fresno y además pidió la condena en costas. 

Tello en su apelación señalaba que los informes técnicos confundían parámetros y que las irregularidades denunciadas eran mínimas pues decía no haber superado la edificabilidad. 

Alegaba que había discrepancias entre el técnico del Ayuntamiento y de la Comunidad, al que la sentencia da la razón. El tribunal considera que la alegación del afectado que decía que se han otorgado otras licencias en supuestos similares no puede ser tomado en consideración. La sentencia ya no admite recurso.

1 comentario:

  1. Si todo esto es verdad, que no lo pongo en duda, por los tintes que tiene, hay que ejecutar la sentencia, o sea, lo que falla el tribunal Superior de Justicia de Madrid, y de paso se le sancione, condene, multe o lo que sea, y que sirva de escarmiento, y de ejemplo para que no ocurra de nuevo, que con una "Marbella" ya es suficiente.

    Todos los políticos que aprovechan de su cargo para obtener terrenos, dinero, vender, comprar, favorecer a terceros, amigos, familiares, a si mismo, deberían prohibirles el tener un cargo público, a perpetuidad, prevaricar es un delito, y tendrían que condenarles por ello.

    La Justicia es igual para todos, y nadie se tiene que librar del castigo si ha delinquido.

    ResponderEliminar